Misoprostol: cómo se utiliza para un aborto seguro

Misoprostol: cómo se utiliza para un aborto seguro

El uso de Misoprostol, se ha vuelto la opción más segura para el aborto. En principio es una droga que se comenzó a utilizar durante los años ´80 para los problemas gástricos, pero las mujeres Brasileñas vieron que en el prospecto había un efecto adverso: era un medicamento abortivo.
Ante la ausencia total de la opción de poder elegir llevar a cabo un embarazo y crianza, se comenzó a utilizar como reemplazo seguro ante métodos riesgosos, que causaban en muchos casos, daños irreversibles y hasta la muerte de mujeres.

Peligros de los medicamentos abortivos

Peligros de los medicamentos abortivos

El misoprostol, la mifepristona y el metotrexato, los fármacos más usados y aprobados para la interrupción del embarazo tienen los mismos riesgos que una cirugía abortiva para embarazos posteriores: embarazo ectópico, parto prematuro, abortos espontáneos, recién nacidos con bajo peso etc.

Los efectos secundarios del aborto con medicamentos son variables porque dependen de cada caso en particular, el sangrado vaginal y los cólicos son los más comunes, aunque también pueden sucederse nauseas, vómitos, fiebre, bochornos, cambios de ánimo, depresión, mareos, dolores de cabeza y diarrea.