Microinyección intracitoplásmica de espermatozoides, ICSI

Microinyección intracitoplásmica de espermatozoides, ICSI

La Microinyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI) es un proceso de fertilidad asistida que se asemeja mucho a la fecundación in Vitro convencional pero tiene la diferencia de que la inseminación de los óvulos se hace introduciendo un espermatozoide con una microaguja.
Es una técnica mucho más compleja que la fecundación in Vitro por lo cual es mucho más costosa y con mayor rango de efectividad en casos especiales.

La forma de proceder en este tratamiento es semejante a la fertilización in vitro, solo que en este caso los ovocitos son inseminados mediante la introducción artificial y un micromanipulador que inserta un espermatozoide en cada uno de los óvulos maduros. Las complicaciones que puede acarrear este método son las mismas que las de la fecundación in vitro convencional.

Ver mas

Primera semana de embarazo: desde la fecundación a la implantación del embrión en el útero

Primera semana de embarazo: desde la fecundación a la implantación del embrión en el  útero

Una vez fecundado el óvulo (el día de ovulación), y convertido en huevo cigoto, inicia su viaje al lugar en donde anidará nueve meses: el interior del útero o matriz. Este viaje dura aproximadamente una semana. El huevo avanza ayudado por los movimientos de la trompa de Falopio y sus cilios las cuales impelen al huevo desde su origen distal hasta el lugar de destino: el endometrio.

Al mismo tiempo que el huevo se va desplazando en su interior va dándose a cada segundo una transformación. En el momento en que el espermatozoide fecunda al ovulo ambos materiales genéticos, que se encuentran en el núcleo de cada célula sexual, se juntan y conforman el mapa genético de una nueva personita.