La piel en el embarazo, ¿cómo cuidarla?

La piel en el embarazo, ¿cómo cuidarla?

En el embarazo la piel se estira para adaptarse al crecimiento del bebé por ello es que resulta muy proclive a presentar estrías sobre todo en las caderas, pechos y abdomen. Además se generan otros cambios, sobre todo en el biotipo cutáneo, si antes de quedar embarazada tenías piel seca, ahora probablemente se torne grasa o viceversa.

A causa de los intensos cambios hormonales la dermis de la embarazada es mucho más susceptible a las irritaciones, alergias y a las manchas, en general esto último se nota mucho en las areolas de las mamas, axilas, caras internas del muslo, genitales y en todas las zonas de roce.