Ictericia en bebés

Ictericia en bebés

La ictericia se caracteriza por una coloración amarilla de la piel y de la conjuntiva de los ojos, es muy común en los bebés nacidos de forma prematura (afecta al 80%), mientras que sólo un 60% de los niños nacidos a término la presentan. Generalmente es una alteración que desaparece sin necesidad de tratamiento.

La causa de la ictericia es un aumento de la bilirrubina, el que sucede porque el hígado del recién nacido no es capaz de eliminarla. Los niveles de este pigmento de la sangre son detectados mediante una muestra de sangre o un examen de la piel. Estos estudios se hacen antes de dar el alta al bebé del sanatorio.