Los antojos: saciando necesidades del cuerpo que cambia

Los antojos: saciando necesidades del cuerpo que cambia

Durante mucho tiempo las mujeres hemos sufrido la acusación de “caprichosas” a la hora de anunciar un antojo. Y si bien es cierto que esas ganas intensas de comer (o hacer) algo se dan en cualquier momento de la vida, durante el embarazo es cuando su aparición es menos arbitraria que nunca.

Cuando nuestro cuerpo aloja a una criatura, el cambio necesario no es únicamente hormonal; sino que hay que considerar que todos lo que ingerimos debe satisfacernos y nutrirnos a nosotras y a nuestro bebé también. Entonces, en los pimeros meses, suelen sufrirse pequeñas carencias – por ejemplo de electrolitos.