Formas de contagio de las ETS. Prevención, cuidados y tratamiento

La sigla ETS corresponde a Enfermedades de Trasmisión Sexual, también conocidas como Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) o enfermedades venéreas. Así se encierra a un conjunto de condiciones patológicas que se contagian a través del contacto sexual. La clamidia, la gonorrea, el HPV, la Sífilis y el HIV son de las más conocidas y padecidas por la población mundial.

  • Clamidia: o linfogranuloma venéreo, es una infección que se caracteriza por la aparición de úlceras en los genitales. Si bien estas pequeñas heridas son indoloras, de a poco progresan y van destruyendo tejidos, generando pus y pérdidas de sangre. La causa una bacteria, y en última instancia puede provocar esterilidad. Algunos de sus síntomas son la aparición de un flujo anormal en la vagina o el pene; dolor o ardor al orinar; sangrado vaginal; coito doloroso; fiebre; inflamación del recto o cuello uterino en la mujer, y de los testículos en el hombre. El tratamiento se realiza con antibióticos.
  • Gonorrea: o blenorragia, es una infección causada por una bacteria, que se manifiesta en una excreción de una mucosa blanquecina. Otros síntomas son, en el hombre, dolor al orinar, sensación de quemazón, y dolor e inflamación de los testículos. En un estado avanzando, puede provocar uretritis (inflamación de la uretra) y prostatitis (inflamación de la próstata). En la mujer, la mayoría de las veces no se presentan síntomas; pero puede evolucionar en vaginitis (inflamación de los tejidos vaginales), cervicitis (inflamación de la cervix) o enfermedad pélvica aguda, que puede terminar en esterilidad. Los hombre también pueden ver dañados sus órganos sexuales y perder su capacidad reproductiva. Se cura con antibióticos.
  • HPV: o virus de papiloma humano, puede evidenciarse en verrugas o, en las mujeres, en mutaciones en las células del cuello del útero que pueden evolucionar en cáncer. Sus síntomas pueden incluir sangrado o secreciones vaginales inusuales, dolor en la parte inferior de la espalda, al orinar y durante las relaciones sexuales. Sólo puede ser detectado realizándonos un Papanicolau. Existen vacunas para evitar el contagio del 70% de los casos que culminan en cáncer, y en caso de ya padecerlo se combate con radioterapia, quimioterapia y/o cirugía.
  • Sífilis: es una enfermedad crónica, con períodos asintomáticos, producida por una bacteria. En una primera instancia produce chancros, que son unas lesiones redondeadas endurecidas que supuran un líquido que, al entrar en contacto con la piel de otra persona, la contagian. La mujer puede no saber que la padece porque los chancros aparecen en el cuello uterino. En una segunda etapa, los chancros desaparecen y se desarrollan clavos sifilíticos, una especia de ronchas, en diversas partes del cuerpo. El contacto con ellas también contagia. Sin embargo, la primer fase de la enfermedad es la más contagiosa, y se considera que luego de cuatro años, las relaciones sexuales dejan de ser vía de contagio. Estas etapas se tratan con penicilina. En una tercera etapa, que no siempre se da, la enfermedad ataca al sistema nervioso o a los órganos. Esta instancia puede resultar en secuelas tales como ceguera, demencia, parálisis, trastornos neurológicos, úlceras, o incluso la muerte.
  • VIH: el Virus de Immunodeficiencia Humana o SIDA (Síndrome de Inmuno-Deficiencia Adquirida) no se contagia, sino que se trasmite. Se hace esta distinción porque no es un virus contagioso a través de aire o la saliva: sólo el semen, la sangre y los fluidos vaginales lo trasnsportan. Es decir que el contacto sexual desprotegido es su único vehículo. Además, no todos sus portadores desarrollan la enfermedad. El VIH ataca al sistema inmunológico, dejándolo indefenso frente otras enfermedades (consideradas “oportunistas”), que pueden resultar fatales. El SIDA se trata con fármacos que reducen la carga del virus en la sangre de la persona infectada. Es una condición crónica.

En todos los casos, la única forma infalible de protección es la abstención sexual. Siendo esta una opción poco realista, el mejor consejo es reducir las parejas sexuales a una, y realizarnos ambos una prueba de ETS antes del primer encuentro sexual. El preservativo no puede faltar bajo ningún pretexto, aunque con algunas de estas ETS, no es completamente efectivo (el caso del HPV, por ejemplo). Si estamos en la desafortunada situación de haber descubierto que padecemos alguna de estas enfermedades, es nuestra responsabilidad ubicar a aquellas personas que hayan tenido relaciones sexuales con nosotros y comunicarles la situación para que tomen las medidas necesarias. Una vida sexual activa implica responsabilidades para con nosotros mismos y para con nuestras parejas, para mantenernos sanos y respetarnos mutuamente.



Formas de contagio de las ETS. Prevención, cuidados y tratamiento

Por María del Mar





Puede Interesarte


7 comentarios en “Formas de contagio de las ETS. Prevención, cuidados y tratamiento

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Soy la Dra. Andrea, y parte de lo esencial para prevenir este tipo de enfermedades es la educación, se debe informar que la utilización del condón en cada relación es esencial para evitar el contagio, así como acudir al médico a revisiones periódicas. Dar a conocer las características de estas enfermedades alertan a los pacientes para acudir al médico a recibir un tratamiento oprtuno.

  3. Saludos. Soy un joven de 19años. Que quiere tener su primer encuentro sexual pero no logro tener la suficiente confianza de usar preservativo. He leido que por el condon puede psar las esporas del virus vih, esa es mi duda. Ademas la chica con la que estare es prosti. Lossaunas y los masajes sensuales me pueden infectar de alguna ets…. gracias

  4. Usa preservativo de calidad. Ese es el mejor cuidado que debes tener, tanto para cuidarte tu como para cuidarla a ella. Saludos y suerte.

Comenta este articulo