Trombofilia y embarazo

La trombofilia es un trastorno de la coagulación de la sangre. Específicamente es una alteración entre la formación y la destrucción de coágulos en el cuerpo, por lo que las personas afectadas son más proclives a desarrollar problemas tromboticos como es la formación de coágulos en arterias o venas.

La trombofilia puede ser genética o adquirida. En el caso de esta última, la más frecuente en obstetricia y ginecología es el Síndrome antifosfolipídico o SAF, una enfermedad autoinmune que aparece mayormente en mujeres jóvenes.



Trombofilia y embarazo

embarazo_trombofilia.jpg_2069580699

Las afectadas presenten en la sangre unas proteínas anormales llamadas anticuerpos antifosfolípidos, los que hacen que el flujo sanguíneo no circule bien y se formen coágulos en venas y arterias, dificultando la gestación y desarrollo del feto, pudiendo acabar en un aborto involuntario.

Trombofilia y embarazo

Naturalmente la mujer embarazada tiene una tendencia natural a formar coágulos, esto es porque el organismo trata de estar protegido y prevenido ante las hemorragias que sufre en el nacimiento.

Pero en algunos casos es imprescindible controlar esta situación para que no afecte la oxigenación y nutrición del bebé.

La trombofilia es una de las causas menos comunes de abortos espontáneos, y rara vez se presenta durante las últimas etapas del embarazo.

Por otra parte, existen 10 clases de trombofilias y no todas tienen relación con las posibles complicaciones del embarazo. Es importante el diagnóstico certero mediante estudios combinados para detectar con certeza la patología.

El diagnóstico de la trombofilia

Esta enfermedad se suelen detectar después de que se sufre alguna trombosis. Se debe hacer un análisis de sangre muy específico, pero la mujer no debe estar embarazada, ni haber dado a luz recientemente, con tratamientos hormonales, etc, ya que los resultados no serán concluyentes.

Pasadas menos de 12 semanas, se hace otro análisis de sangre para conformar si hay resultados anormales.

Síntomas de la trombofilia

La mayoría de las personas afectadas no tienen síntomas, pero algunos casos se detectan por la formación de un coágulo de sangre o trombosis donde no debería haber, siendo los más frecuentes en las piernas que causan hinchazón, enrojecimiento y dolor.





Puede Interesarte


Comenta este articulo