Candidiasis vaginal durante el embarazo

La candidiasis vaginal es una infección común en las mujeres, embarazadas o no. La causa es la proliferación de hongos microscópicos en la vagina, en especial los llamados candida albicans.

Estos hongos habitan naturalmente la vagina y en el conducto intestinal, pero cuando las colonias crecen, se convierten en un problema muy molesto.



Candidiasis vaginal durante el embarazo

candia embarazo

La causa probable es que durante el embarazo los niveles de estrógeno aumentan, y esto hace que se produzca más glucógeno en la vagina, generando el ambiente propicio para el desarrollo de las candias.

Por otro lado, el uso de ropas ajustadas, ropa interior sintética, lavado exagerado de la vagina, jabones irritantes y abuso del bidet, pueden incidir en el desarrollo de estas colonias de candias.

Síntomas de la candidiasis

En general son molestias en la zona vaginal, las que empeoran si no se recibe tratamiento. Los síntomas más comunes son:

  • Picazón
  • Enrojecimiento de la vagina
  • Flujo vaginal abundante blanco o amarillo claro, cremoso o de consistencia similar a la leche cuajada
  • Irritación
  • Dolor
  • Ardor
  • Labios vaginales inflamados
  • Incomodidad o dolor durante las relaciones sexuales

Tratamiento de la candidiasis vaginal

El médico tomará una muestra de flujo vaginal para confirmar el diagnóstico y descartar que se trate de una infección de transmisión sexual.

Después receta óvulos y/o una crema antifúngica segura para usar durante el embarazo. En general estos medicamentos poseen clotrimazol y deben suministrarse por 6 o 10 noches seguidas.

Es importante finalizar el tratamiento, aún si los síntomas desaparecen a los pocos días de comenzado.

Es importante saber que la candidiasis vaginal no afecta al feto durante el embarazo, pero es necesario combatirla antes del parto para evitar que el bebé la contraiga al nacer, ya que puede generarle hongos del género candida en la boca.
Los hongos bucales se caracterizan por manchas blancas en los costados de la boca, en el paladar y en la lengua. Son fáciles de tratar e incluso el bebé puede contraerlos aún si la madre no está infectada.





Puede Interesarte


Comenta este articulo