Menstruaciones intensas después del parto, causas probables

El tener menstruaciones intensas después del parto puede ser algo normal si dura solo un ciclo, o si se ha comenzado a usar el DIU. Pero cuando esta condición se extiende en el tiempo, ya podríamos estar ante algunos problemas de salud importantes.

menstruaciones intensas despues del parto



Menstruaciones intensas después del parto, causas probables

Algunas razones por las cuales los períodos son abundantes después del parto:

Retención de productos del embarazo
Las menstruaciones anormalmente intensas pueden deberse a que han quedado dentro restos de placenta. Es importante consultar con el médico.

Cambios hormonales
Debido a que existe una estrecha relación entre la producción de leche y el útero, los cambios hormonales asociados con la lactancia materna podrían estar afectando el ciclo menstrual.

Problemas ginecológicos o endocrinos no diagnosticados
La causa más probable de los períodos abundantes después del parto es la presencia de un problema ginecológico o endocrino sin diagnosticar.

A menudo, la madre es totalmente inconsciente de que padece de un problema ginecológico porque ha sido capaz de quedar embarazada y tener un bebé naturalmente, por lo que no asume que puede tener alguna afección asociada a la fertilidad.

La infertilidad secundaria es un problema real, y no genera problemas para quedar embarazada la primera vez, pero sí cuando se intenta conseguir un nuevo embarazo.
Después de una cesárea (o cualquier cirugía abdominal) pueden padecerse cuestiones tales como adherencias e infecciones, las que a veces no tienen ningún síntoma, o estos aparecen mucho más tarde.

Algunos problemas ginecológicos y endocrinos comunes que pueden contribuir a un aumento de pérdida de sangre durante la menstruación son: Endometriosis, pólipos, fibromas, síndrome de ovarios poliquísticos o problemas de tiroides.

Tratamiento de las menstruaciones intensas después del parto

El tratamiento de las menstruaciones intensas después del parto requiere, ante todo, llegar a la raíz del problema.
El utilizar la píldora simplemente enmascara y agrava la situación. Es crucial consultar con los especialistas para descartar trastornos ginecológicos o endocrinos, y posteriormente tratar la anemia que suele aparecer conjuntamente con las pérdidas de sangre profusas.

La dieta y un estilo de vida saludable también son importantes para mantener las hormonas en equilibrio. Puede ser un reto cuando se tiene un bebé pequeño, pero el objetivo es alimentarse de manera adecuada, dormir lo suficiente y hacer ejercicio, así sea solo una caminata de 30 minutos cada día.





Puede Interesarte


Comenta este articulo