Bajar de peso después del parto

El parto es una de las experiencias más hermosas que una mujer puede experimentar, pero los efectos secundarios pueden ser estresantes para las mamás.

Muchas madres creen que el aumento de peso que experimentaron durante la gestación no las abandonará o nunca recuperarán la figura que antes tenían, esto no tiene porqué ser así.



Bajar de peso después del parto

bajar peso embarazo

En este post comparto contigo una serie de consejos que te ayudarán a bajar de peso y recuperar la silueta después del parto y a verte nuevamente hermosa, pero doblemente feliz.

Se paciente y amate a ti misma

Tienes que amarte a ti misma y no caer en la desesperación. Durante 9 meses tu cuerpo se adaptó para nutrir y fortalecer a tu bebé, y será necesario el mismo tiempo para poder recuperar la silueta de la que antes gozabas.

Para perder el exceso de peso acumulado durante el embarazo y mantenerte en forma, primero tienes que entender que el peso inicial que tenías va a ser diferente después del embarazo, y también que con el tiempo el metabolismo se ralentiza. Por eso has de tener paciencia y quererte a ti misma si quieres bajar de peso.

Usa fajas en el abdomen

Es necesario sujetar los tejidos a medida que se produce el descenso de peso, esto es para ayudar a que puedan recuperar su forma original y se modele la silueta, además de dar sostén a los músculos abdominales.

Esta faja también actúa como un modelador de la cadera, proporciona apoyo para la espalda, impide que se deposite grasa en la pared abdominal y puede ayudar a reducir el tamaño del útero y la cintura.

Dieta adecuada

Cuando eres madre, tu cuerpo necesita la máxima nutrición, por lo que limitar el consumo de calorías no es saludable, y de hecho puede causar un aumento de peso. En su lugar, procura comer alimentos saludables, ricos en nutrientes necesarios para ti y come solo cuando sientas hambre.
Come abundantes vegetales y frutas, carnes magras, lácteos desgrasados y evita los dulces y alimentos refinados, como también las bebidas cola y la comida chatarra

Bebe mucha agua

La importancia del consumo de agua no es algo exagerado. El que bebas la cantidad adecuada de agua hace que no te deshidrates, que es sin duda una preocupación durante la lactancia, y además te da sensación de saciedad por lo que no te sentirás tan tentada a comer alimentos poco saludables.
Tomar por día unos 8 vasos de agua es lo recomendable.

Si trabajas fuera de casa

Incluso no tienes el tiempo ni la energía para comenzar un programa de entrenamiento porque trabajas todo el día fuera de casa, puedes implementar unos trucos que te ayudarán a ponerte en movimiento.

Haz caminatas de al menos 20 minutos, puedes incluso llevar a tu bebé en el cochecito mientras paseas y gastas energía.

Prioriza el descanso adecuado

Sí, es mucho más fácil decirlo que hacerlo cuando se tiene un recién nacido en casa. Pero no tengas reparos en pedir ayuda a tu pareja, familia o amigos, y ten en cuenta el adagio “dormir cuando el bebé duerme”.

Las mujeres que duermen por lo menos siete horas de sueño son menos propensas a retener el peso que acumularon durante el embarazo, en comparación con las que no descansan lo suficiente.





Puede Interesarte


Comenta este articulo