Técnicas de respiración Lamaze para el parto

La respiración Lamaze es una técnica creada para las mujeres en labor de parto con el fin de controlar el dolor que produce dar a luz, ayuda a oxigenar la sangre, y a la vez a mantener la calma y relajar el cuerpo.

La respiración Lamaze actúa en dos niveles sobre la mujer en labor de parto: a nivel cognitivo y a nivel fisiológico.



Técnicas de respiración Lamaze para el parto

Cognitivamente, esta técnica hace que la mujer respire correctamente lo que garantiza un mejor manejo del dolor del parto. Disipa la atención a las molestias, y la centra en la respiración haciendo que ella se concentre en cómo se siente, la profundidad de las inhalaciones, dónde se concentra el aire (en la parte alta del pecho, diafragma, vientre), el tiempo que se mantiene la inhalación, etc.

Fisiológicamente mientras se profundiza la respiración con control consciente, se genera una oxigenación mayor de los músculos, en especial el útero. Gracias a ello las contracciones se vuelven más potentes y eficientes, a su vez a medida que la respiración se ralentiza, se producen cambios fisiológicos importantes (sistema nervioso autónomo se vuelve más equilibrado, baja la presión arterial, mejora la circulación, el corazón late con normalidad).

lamaze

Con la respiración Lamaze, la mente comienza a dirigir el cuerpo hacia un parto mucho más cómodo y menos doloroso. Existen varias técnicas de respiración de este tipo.

  • Respiración de limpieza

 

Es una inhalación profunda y lenta a través de la nariz y una exhalación también lenta a través de la boca. Se emplean al principio y al final de cada contracción.

  • Respiración lenta

 

Es una técnica útil para ayudar a relajarse, se trata de una respiración natural, pero más lenta que cuando se está dormido. No es profunda, solo hay que levantar ligeramente el pecho con poco esfuerzo.

  • Respiración de soplo

 

Es una respiración lenta y superficial que se hace en relajación. Se comienza con una respiración de limpieza, luego se inhala suavemente por la nariz y al exhalar se sopla suavemente por la boca. Para tener una idea de la técnica, es como intentar mover la luz de una vela o un pedazo de papel a pocos centímetros de la cara.

Después se inhala suavemente y se exhala de la misma forma para apagar la vela o hacer que el papel aletee. Se culmina este paso con otra respiración de limpieza.

  • Respiración modelada

Esta es la famosa respiración “ji, ji, hoo” que todos conocen durante el parto. La clave es mantener un ritmo cómodo con una pequeña inhalación suave entre cada exhalación cuando se está teniendo una contracción.
Se empieza con una respiración de limpieza y seguidamente la modelada por 90 segundos, para terminar con otra respiración de limpieza.

Por ultimo cabe destacar que lo más importante al emplear las técnicas de respiración Lamaze, es mantener siempre la comodidad. También se pueden utilizar diferentes tipos de respiración dependiendo de la etapa del parto que se encuentre, este es un proceso natural y diferente para cada mujer.





Puede Interesarte


Comenta este articulo