Síntomas del trabajo de parto (II)

Los sintomas del parto son un tema recurrente entre las madres primerizas. En una nota anterior hemos visto cuáles son las fases del trabajo de parto, los síntomas en cada una y algunos consejos que son muy utiles llegado el momento.

En esta nota vamos a ver cuáles son las recomendaciones para la fase activa y de transicion del trabajo de parto.



Síntomas del trabajo de parto (II)

fases-del-trabajo-de-parto

Consejos para la fase activa del trabajo de parto

En la fase activa del trabajo de parto, las contracciones se producen con mayor frecuencia, duran más tiempo y son mucho más intensas.
Cuando se entra en esta fase de parto la mamá tiene que recoger su bolsito y dirigirse rápidamente al hospital. Ya cuando las contracciones se producen cada 6 minutos la llegada del bebé es inminente, no hay que perder tiempo.

Es hora de emplear las técnicas de relajación que se han aprendido en las clases de pre parto, hay que realizar masajes en el abdomen y la espalda baja para relajar la zona y aliviar un poco el dolor.

Mientras se está en el hospital no hay que desesperarse y en su lugar buscar alternativas que despejen la mente como juegos en el telefono, escuchar musica, leer un libro, etc.

Consejos para la fase de transición en el parto

Esta es la fase más dura pero a la vez más corta de todo el trabajo de parto. Las contracciones se producen rápidamente, dejando poco tiempo para descansar entre ellas, por eso en este momento las técnicas de relajación son cruciales ya que ayudan a soportar los signos típicos de esta fase:

  • Sofocos
  • Escalofríos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Inquietud
  • Temblor de piernas
  • Emociones intensas
  • Sentir que no se quiere tener otro hijo por no pasar nuevamente por esta experiencia

Después de que pasa la ráfaga de estas emociones viene la parte más dolorosa pero bella de todo el proceso, el parto en sí.
Una vez que se siente la necesidad de pujar hay que avisarle al medico, pero no comenzar a hacerlo hasta que éste lo indique. Esto es porque cuando se puja antes de tiempo el cuello del útero puede desgarrarse o inflamarse, generando un sangrado profuso y una demora en el alumbramiento.

Cuando el cuello uterino alcance los 10 centímetros, y el médico da el visto bueno es cuando empieza la segunda etapa del trabajo de parto y el empuje del bebé, que vienen a ser la línea de llegada de esta maratón por dar a luz a un hijo.





Puede Interesarte


Comenta este articulo