Se rompió la bolsa ¿y ahora qué pasa?

En las películas cuando una madre está por dar a luz, se ven escenas en donde la mujer rompe bolsa en cualquier sitio y sale frenéticamente al hospital. ¿Es esto lo que realmente sucede cuando se rompe la bolsa?

La verdad es que la mayoría de las madres no tienen la ruptura de la bolsa en medio de una reunión de trabajo o en el supermercado. Solo una de cada 12 madres embarazadas tendrán este episodio antes de que comiencen las contracciones del trabajo de parto, e incluso algunas veces la bolsa no se rompe sino hasta el momento que la mamá se encuentra pujando.
En otros casos la bolsa no se rompe sola y el medico tiene que romperla de forma artificial con un gancho de amniocentesis.



Se rompió la bolsa ¿y ahora qué pasa?

romper bolsa

Pero bueno, para poder dejar a las mamás tranquilas vamos a ver qué sucede cuando la bolsa se romper espontánea y excepcionalmente en casa.

¿Qué se siente?

Es posible que sientas un fuerte chorro de líquido, o sólo un goteo, no serás la primera mamá que se pregunte si rompió bolsa o se orinó encima, pero al tiempito te darás cuenta de que es pérdida de líquido amniótico.

Si la bolsa se rompe antes de que estés en el hospital, no te asustes llama a tu médico para hacerle saberlo que sucede y estate preparada para responder tres preguntas importantes:

¿A qué hora se rompió la bolsa?

El médico usará esta información para determinar si y cuando tienes que ir al hospital. Una vez que la bolsa se rompe hay un mayor riesgo de infección, por lo que después de un cierto número de horas y si no estás teniendo contracciones regulares, el medico discutirá si inducir o aumentar el trabajo de parto.

¿Qué aspecto tiene?

Líquido amniótico normal parece agua, debe ser transparente e incoloro. Si el agua es de color verde o marrón, podría indicar que hay meconio, la primera materia fecal,  en el útero y puede ser un signo de sufrimiento fetal. En este caso hay que ir de inmediato al hospital.

¿A qué huele?

El líquido amniótico debe ser inodoro, si huele mal, es posible que tenga una infección. Al igual que anteriormente, es necesario acudir al hospital inmediatamente. Si hay un resultado positivo para estreptococos del grupo B y se rompe la bolsa, deberán ser administrados antibióticos ya que aumenta el riesgo de infección para el bebé.

Por último, si las contracciones no son regulares pero el médico no te ha indicado que vayas al hospital, trata de relajarte y descansar hasta que las contracciones se vuelvan más largas, más fuertes y más seguidas.





Puede Interesarte


Comenta este articulo