Ropa de maternidad: vestidos de fiesta

El estar embarazada es quizás una de las más bellas experiencias que una mujer puede tener, esperar un bebé genera entusiasmo y emoción, no sólo en la futura mamá, sino en toda la familia.

Sin embargo, existen algunas cuestiones que hacen que el embarazo sea un poco difícil de sobrellevar, como las náuseas, estrías, y por supuesto que la ropa de siempre quede chica.



Ropa de maternidad: vestidos de fiesta

vestido de maternidad  6

Esto es especialmente frustrante cuando se necesita un vestido de fiesta, ya que la panza impide el uso de muchos tipos de atuendos.

El secreto para encontrar el perfecto vestido de maternidad para una fiesta, parte del hecho de aceptar que el cuerpo ya no es el mismo, y por ende el estilo de ropa que antes quedaba estupendo, ya no sienta de la misma forma.

Ropa de maternidad: vestidos de fiesta

Lo primero hay que considerar al elegir vestidos de maternidad para ocasiones especiales es la comodidad.

Cuando se está embarazada, las hormonas tienden desequilibrarse y hacer que se sienta más frío o más calor de lo normal.  Por lo tanto, el vestido tiene que ser de una tela gruesa y bastante abrigado para el invierno y de un tejido liviano y respirable, para el verano.

También hay que tener en cuenta los accesorios pueden ayudar mucho, como una bufanda, chal o una chaqueta de punto para las temporadas ventosas.

El vestido a elegir tiene que adular la panza, no intentar esconderla, porque esto es casi imposible. Los vestidos de corte imperio que son ceñidos justo debajo del pecho resultan favorecedores, al igual que los vestidos  con falda amplia y rígida para el primer y segundo trimestre, cuando el vientre aún no es tan grande.

Otro detalle a tener muy presente es nunca comprar vestidos con los que no se pueda usar sostén de maternidad. Este tipo de ropa interior rara vez viene sin tirantes, pero esta diseñado para permitir el desarrollo de los conductos lácteos que serán esenciales para la lactancia.

Sin embargo, si se tiene que llevar ropa que exige el uso de un sujetador sin tirantes, hay que corroborar que los pechos tengan el soporte adecuado.

Lo siguiente a considerar es la longitud del vestido, lo último que una embarazada quiere es pisar su propio vestido y caer de panza, por lo que es mejor evitar los diseños que llegan al piso. En caso de que el evento implique ir de largo, se puede usar una bata, pero que llegue como máximo hasta el tobillo.

Esto obviamente es un consejo, en caso de ir de largo, hay que caminar con mucho cuidado para evitar cualquier imprevisto.

Por último, hay que ser práctica. No hay necesidad de ir por ahí comprando vestidos de maternidad costosos sólo para una ocasión. En su lugar, conviene comprar algo que sea posible usar durante todo el embarazo, o algo que se estire lo suficiente a medida que la panza aumenta de tamaño.





Puede Interesarte


Comenta este articulo