La vuelta al trabajo después de la maternidad

El tema del regreso al trabajo después de la maternidad es algo que preocupa a toda madre, pero no es motivo de alarma, muchas mujeres con hijos también son profesionales y  puede equilibrar ambas cosas.

Todo se basa en una cuidadosa planeación tiempo antes de tener que retomar las tareas laborales, para poder organizarte con tranquilidad.
Ante todo despeja las culpas, el que tengas que dejar a tu hijo para ir a trabajar no te hace una mala madre, así como tampoco el extrañar las antiguas tareas. Ten presente que lo que haces es lo mejor para ti y tu familia.



La vuelta al trabajo después de la maternidad

Lo primero que debes de hacer es conseguir una niñera para tu hijo o un sitio en el cual haya un ambiente seguro con personas calificadas. No te sientas mal por tener que dejar a tu bebé al cuidado de otra persona, además está comprobado que los niños cuidados por  personas que no son sus padres, son más independientes que los demás.

Antes de la baja por maternidad, habla con tu jefe para dejar en claro las obligaciones y horarios y lo que él puede esperar de ti, por otro lado explora la posibilidad de tener un horario flexible, trabajar menos horas o desde casa.

Sobre el amamantamiento, tienes que pedirle a tu jefe que te permita el acceso a un sitio privado para sacarte leche, por esto es imprescindible que te compres un sacador de leche eléctrico que te facilite la tarea.

Ten presente que cuando vuelvas al trabajo experimentarás subidas y bajadas hasta que consigas acostumbrarte a esta nueva etapa. Por ello estos consejos te vendrán de maravillas:

  • Organización: arma un listado de cosas por hacer, dividiendo esta lista en tareas laborales y del hogar, las cuales tendrán un orden de prioridad, de esta forma te será más simple saber qué es lo urgente, lo que puedes relegar y lo que puedes prescindir.
  • Organiza un plan de emergencia para saber cómo actuar en momentos de crisis, por ejemplo si tu bebé se enferma, si la nana no puede cuidarlo o situaciones que impliquen el no poder ir a trabajar. Puedes pedir el día libre en el trabajo o bien llamar a un familiar para que lo cuide.
  • No te creas una súper mujer y acepta ayuda de los demás, y cuando te sientas desbordada ¡no lo calles!
  • Resguarda tu descanso, en los momentos que puedas dedícate a ti, duerme, haz cosas que te gustan y llenan de energía… esto es necesario para que puedas rendir como madre y como profesional.





Puede Interesarte


Comenta este articulo