Los peligros de diluir la leche materna o de fórmula

El diluir la leche materna puede ser extremadamente peligroso, y aunque para la mayoría de las personas suene algo imposible de realizar, muchos padres lo hacen por desconocimiento o por creer que al incrementar la cantidad saciarán más al niño sin generarle daño alguno.

El agua no tiene ningún valor nutricional, los bebés deben tomar leche materna o de fórmula en forma exclusiva los primeros 9 meses de vida.



Los peligros de diluir la leche materna o de fórmula

breast-milk

La leche materna contiene la cantidad perfecta de nutrientes para el crecimiento de un bebé. El aumentar su volumen mediante la adición de agua diluirá drásticamente los sustentos necesarios y puede causar riesgos de salud graves, como la pérdida excesiva de peso, desnutrición e intoxicación por agua y la muerte.

Cabe destacar que no se debe diluir ni la leche materna pero tampoco la de fórmula ya que los electrolitos de un bebé se encuentran en niveles fijos y no se adaptan bien al cambio.
Cuando los niveles de sodio bajan y además hay un cuadro de intoxicación por agua, los primeros síntomas son un cuadro de confusión, letargo, espasmos, convulsiones y posteriormente, la muerte.

La lactancia materna proporciona todos los líquidos que un bebé necesita (incluso cuando hace mucho calor), siempre y cuando se le permita mamar tanto como quiera.
Los bebés no pueden comenzar a beber agua hasta los 9 meses de edad ya que necesitan los nutrientes (calorías y grasa) que se encuentran en la leche y no en el agua.

Beneficios de la lactancia materna

A los bebés los proteger contra las infecciones y reduce las tasas de problemas de salud posteriores, como diabetes, obesidad y asma.

Para las madres, la lactancia materna ayuda a que el útero se contraiga y por ende el sangrado tiende a cesar más rápidamente después del parto.
Puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama y de ovario y también es una gran herramienta de unión entre madres e hijos.

Nutrientes de la leche materna

Contiene grandes cantidades de suero de leche y caseína, pero además posee:

Lactoferrina que inhibe el crecimiento de bacterias en el tracto gastrointestinal.
IgA protege al bebé de los virus y las bacterias,
IgG e IgM, que ayudan a proteger contra las infecciones bacterianas y virales.
Lisozima que protege al bebé contra E. Coli y Salmonella, a la vez promueve el crecimiento de la flora intestinal saludable y tiene funciones anti-inflamatorias.
Factor de Bifidus fomenta el crecimiento de de Lactobacillus, bacteria beneficiosa que protege al bebé contra las bacterias dañinas.

Grasas

Contiene grasas que son esenciales para el desarrollo del cerebro, la absorción de vitaminas solubles en grasa, y son una fuente de calorías.
El cerebro, retina, y el desarrollo del sistema nervioso requieren de ácidos grasos de cadena larga.

Vitaminas

Posee vitaminas liposolubles, (A, D, E y K), vitaminas hidrosolubles como la vitamina C, riboflavina, niacina, y ácido pantoténico.

Carbohidratos

Lactosa, que representa aproximadamente el 40% del total de calorías aportadas por la leche materna. Ayuda a disminuir la cantidad de bacterias poco saludables en el estómago, mejora la absorción del calcio, fósforo y magnesio.





Puede Interesarte


Comenta este articulo