Lactancia materna, problemas comunes al dar de mamar

La lactancia materna es muy importante para el desarrollo del bebé por ello los especialistas recomiendan darles el pecho hasta mínimo los 4 meses de edad. Si bien es un acto natural en cada mujer, es normal también que surjan infinidad de dudas e inquitudes en las mamás primerizas.

En esta nota, como en una anterior, te daré algunos consejos acerca de los problemas comunes que suelen sucederse cuando se da de mamar a un bebé.



Lactancia materna, problemas comunes al dar de mamar

Sensación de poca producción de leche

Si estás amamantando a tu bebé con la frecuencia y eficacia adecuada, no tiene por qué haber problemas para producir suficiente leche. La forma de saber si tus senos producen la adecuada cantidad de leche es prestar atención al bebé y escucharlo tragar, apreciar si duerme durante un par de horas después de la alimentación, si orina con frecuencia, si la orina tiene color muy claro, si está aumentando bien de peso, etc.

La producción de leche materna se basa en la ley de la oferta y la demanda, por ello es que para asegurar que se produzca la cantidad necesaria es darle de mamar al niño con la regularidad necesaria, comer bien, beber muchos líquidos, evitar el ejercicio excesivo y colarse en el mayor número las siestas como sea posible.

En caso de tener problemas se puede usar un extractor de leche para aumentar la producción, durante la mañana por unos 30 a 45 minutos antes de la alimentación del bebé, y almacenar este exceso en el refrigerador o congelador.

Volver al trabajo cuando el bebé tiene 12 semanas de edad ¿Cómo introducir el biberón?

La mejor forma es que cuando el bebé se está alimentando bien (por lo general a las dos y cuatro semanas de edad), hay que darle un biberón de leche materna extraída una vez al día. No intentes darle más de una por día, ya que en este caso después va a rechazar el pecho porque mamar de la botella le cuesta menos trabajo.

Pezones lastimados y agrietados ¿qué hacer?

Los pezones lastimados y agrietados son la consecuencia de una incorrecta manipulación al dar de mamar. Cuando se está dando el pecho tienes que asegurarte de que el bebé esté en la posición correcta, también si él se coloca el pezón hacia atrás en la boca y se apoya en la parte de la areola por debajo del pezón.

En caso de no poder dar con la postura correcta hay que consultar con un experto en lactancia, pero mientras tanto para aliviar los pezones agrietados se puede aplicar un poco de leche materna extraída, lanolina médica (a menos que haya alergias) o una crema totalmente natural. El uso de protectores mamarios en el sostén evitan que la tela friccione contra ellos y es de gran ayuda para evitar la irritación.





Puede Interesarte


Comenta este articulo