Lactancia materna con pezones planos o invertidos

Los pezones planos o invertidos son los que no se destacan de la areola, y tampoco se sobresalen ante la estimulación táctil o el frío. Este tipo de pezones también se retraen cuando se los toca, pueden parecer planos o verse como hoyuelos.

Los pezones invertidos o invertidos hacen que sea difícil para el bebé prenderse y mamar. Este problema puede hacer un tanto dificultosa la lactancia, pero no imposible.



Lactancia materna con pezones planos o invertidos

lactancia

Para saber si tus pezones son invertidos tienes que apretar suavemente la areola alrededor de medio cm entre los dedos pulgar e índice.
Si el pezón se retrae es señal de que está invertido y en el caso de los pezones planos, al hacer esta maniobra, éste no sobresale de la areola.

En la mayoría de los casos, las mamás con pezones invertidos pueden amamantar sin problemas. Los cambios que se generan en los pechos durante el embarazo generalmente hacen que los pezones sobresalgan más de lo usual, lo que favorece esta condición.

Solo en ocasiones contadas y extremadamente raras, los pezones invertidos profundamente a veces pueden obstruir el flujo de leche, pero eso es muy poco probable.

Pezones

Los pezones planos o invertidos no deben suponer un problema a menos que el bebé no se prenda bien al seno, o éstos se vean demasiado llenos o hinchados.

Los especialistas recomiendan el uso de un extractor de leche para sacar el pezón antes de amamantar, y tirar del tejido mientras el bebé toma para ayudar a que el pezón salga más hacia afuera.

También se pueden usar pezoneras, que se colocan sobre los pezones y aplican un poco de presión para sacarlos hacia afuera lentamente. Se las puede usar antes de que nazca el bebé, pero no es realmente necesario ya que su uso ellos entre las comidas debe ser suficiente.





Puede Interesarte


Comenta este articulo