Destete ¿Cuándo dejar la lactancia materna?

La lactancia materna es una cosa hermosa, pero todas las cosas buenas deben llegar a su fin. En este post te brindo la información necesaria para que puedas comprender cuándo es conveniente destetar a tu bebé.

  • El bebé parece desinteresado al pecho

Si notas que al ofrecer el pecho a tu bebé él no procede a la succión o gira la cabeza hacia otro lado, puede ser indicio de que esté listo para dejar de mamar. Es en este momento que tienes que cortar el amamantamiento durante el día, ofreciéndole agua en su lugar, y toma nota de cómo el bebé reacciona la próxima vez que le das de mamar.



Destete ¿Cuándo dejar la lactancia materna?

destete

  • Cuando la lactancia se ha convertido en una carga

Cuando la lactancia materna empieza a incomodar, puede ser el momento para el destete. Las madres pueden llegar a ser consumidas con la lactancia materna porque piensan que es lo que deben hacer.
Si bien la lactancia materna es beneficiosa para el bebé y la madre, los bebés pueden estar perfectamente sanos cuando son alimentados con leche de fórmula.

  • Cuando se siente que es el momento adecuado

La decisión de dejar de dar el pecho es una decisión que la mamá toma junto con el especialista, no hay que dejarse llevar por las opiniones de los demás. La lactancia materna se mantiene el tiempo que la madre desea, a menos que, por supuesto, el médico indique el destete por razones de salud.

  • Un destete exitoso

Para asegurar el éxito del destete, hay que evitar la lactancia exclusiva desde el primer momento. Si se le da al bebé una botella de leche de fórmula unas semanas después de su nacimiento, el bebé no tendrá problemas en la transición a un biberón más adelante, cuando sea el momento de destetar.

Poco a poco hay que eliminar la lactancia materna, reemplazando las comidas menos importantes, que se pueden determinar en base a las necesidades del bebé.
Los últimos momentos a suplantar por otra alimentación son la lactancia de la mañana y la de antes de dormir.

Hay que poner en práctica la regla de “no ofrecer, no rechazar”. No hay que ofrecerle el pecho al bebé, pero cuando lo pide dárselo. Poco a poco el niño va a solicitar el pecho con menos frecuencia hasta no quererlo en absoluto.





Puede Interesarte


Comenta este articulo