Técnicas de fertilizacion asistida de baja y alta complejidad

Aproximadamente el 15% de las parejas encuentran problemas a la hora de lograr un embarazo. Los especialistas recomiendan intentarlo durante un año de forma natural, antes de hablar de esterilidad, ya que las posibilidades aumentan con los intentos. Si este período de tiempo pasa y siguen sin verse resultados, el médico recomendará estudios para comprobar si el hombre tiene semen de características normales; si los espermatozoides llegan efectivamente al útero; si la mujer ovula normalmente; y si el útero y las trompas de Falopio no presentan ninguna anormalidad.

fertilizacion in vitroLa mayoría de estar parejas lograrán el embarazo sometiéndose a tratamientos simples. El objetivo de estos puede ser inducir o estimular la ovulación con hormonas; curar infecciones (de ella o de él); o corregir problemas con cirugías (quistes, por ejemplo). Un segmento minoritario deberá recurrir a la fertilización asistida. Pueden necesitarse, entonces, tratamientos de baja o de alta complejidad.



Técnicas de fertilizacion asistida de baja y alta complejidad

Dentro de las técnicas de baja complejidad encontramos:

  • Inseminación artificial intrauterina: consiste en la estimulación de la ovulación con hormonas. Luego se introduce el semen, previamente mejorado en laboratorio, dentro del útero con una cánula a través de la vagina.
  • Inseminación cervical: es igual a la inseminación artificial, pero el semen se coloca sin ningún proceso de laboratorio, y directamente en el fondo vaginal. Se recomienda a personas que encuentran dificultades durante las relaciones sexuales que obstaculizan la llegada de los espermatozoides al fondo vaginal.
  • Inseminación heteróloga: es también una inseminación artificial, pero el semen utilizado es de un donante. Se recomienda a parejas en las que el hombre no tienen espermatozoides o en caso de mujeres sin pareja masculina.

Los tratamientos que son considerados de alta complejidad son los conocidos como fertilización asistida:

Así se denomina a los procedimientos en los que el óvulo y el espermatozoide son unidos en un laboratorio, y no dentro del cuerpo de la mujer. Existen tres clases:

  • FIV (Fertilización in vitro): se estimula la ovulación y se extraen los óvulos a través de una ecografía transvaginal con un sistema de punción. Se inseminan los óvulos con los espermatozoides y se guardan en una estufa de 2 a 5 días, hasta que se tranforman en embriones. Luego, se colocan dentro del útero de la mujer con una cánula a través del cuello uterino.
  • ICSI (Inyeccion de un espermatozoide dentro de un óvulo): el procedimiento es similar al anterior, pero en lugar de inseminar los óvulos con espermatozoides móviles, se elige sólo uno, y se lo inyecta dentro del óvulo. Se recomienda a parejas donde los espermatozoides móviles del hombre son muy escasos.
  • GIFT: esta técnica es laparoscópica. Se extraen los óvulos y, en el mismo momento, se colocan junto a los espermatozoides en las trompas de Falopio. Es la úncia técnica de fertilización asistida en la que los embriones se forman en el cuerpo de la mujer, y no en el laboratorio.

Si bien, como vemos, la tecnología ha acompañado estas problemáticas para ofrecerles solución, es importante recordar que existen otras opciones, como la adopción. Si elegimos, sin embargo, someternos a estas técnicas, es importante acompañar con un tratamiento psicológico que nos prepare internamente para el proceso.

Fuente: www.fiszbajn.com
Por María del Mar





Puede Interesarte


3 comentarios en “Técnicas de fertilizacion asistida de baja y alta complejidad

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Hola con mi esposo estamos x hacer enseminacion de Alta complejidad ya que en Los studios realizados me da que tengo Las trompas tapadas.queria saber SI realmente da resultado .osea si tengo posibilidad de quedar embarazada .

Comenta este articulo