Preeclampsia: qué es y sus síntomas

Muchas mamás experimentan hinchazón durante el embarazo, si bien es algo norma, otras veces es un signo de preeclampsia, una condición potencialmente peligrosa tanto para la madre, como para el bebé.

La preeclampsia, a veces incorrectamente llamada toxemia, es el término con el que se denomina a la hipertensión (presión arterial elevada) con complicaciones durante el embarazo. Es una condición potencialmente mortal del embarazo.



Preeclampsia: qué es y sus síntomas

Preeclampsia

La preeclampsia se presenta principalmente en primerizas jóvenes, por lo general durante el último trimestre y se diagnostica cuando una mujer embarazada tiene estos tres síntomas al mismo tiempo:

  • Edema patológico en las manos y la cara
  • Presión arterial alta
  • Presencia una alta cantidad de proteínas en la orina (proteinuria)

Cabe destacar que la hinchazón de las piernas no cuenta como parte del síndrome de preclampsia, porque a pesar de que resulta dolorosa, es causada por el creciente peso del bebé. La principal preocupación es cuando el edema se produce en las manos y la cara, ya que las razones fisiológicas de esto son diferentes.

El médico en cada visita además de realizar el examen físico, pedirá muestras de orina para comprobar la presencia de proteínas (proteinuria) y también hará lecturas de la presión arterial. De este modo puede evaluar si aparecen los tres síntomas que constituyen la preclampsia y en tal caso, actuar inmediatamente.

El manejo de la preeclampsia suele comenzar cuando se produce la retención excesiva de líquidos y aumento de peso rápido. El médico indica una dieta con poca, o nada de sal, y unas 48 horas de reposo en cama, excepto para las comidas y para ir al baño.

Después de las 48 horas, la embarazada vuelve a ser evaluada. Si las condiciones no se han revertido, el obstetra aumentará la frecuencia de los controles prenatales y el tiempo de reposo en cama.

En caso de que la embarazada no mejore y siga con hipertensión y edema, es necesario que sea hospitalizada para asegurar el reposo. En los casos de que la gestación es de más de 36 semanas, es necesario inducir al parto.

 





Puede Interesarte


Comenta este articulo