La piel en el embarazo, ¿cómo cuidarla?

En el embarazo la piel se estira para adaptarse al crecimiento del bebé por ello es que resulta muy proclive a presentar estrías sobre todo en las caderas, pechos y abdomen. Además se generan otros cambios, sobre todo en el biotipo cutáneo, si antes de quedar embarazada tenías piel seca, ahora probablemente se torne grasa o viceversa.

A causa de los intensos cambios hormonales la dermis de la embarazada es mucho más susceptible a las irritaciones, alergias y a las manchas, en general esto último se nota mucho en  las areolas de las mamas, axilas, caras internas del muslo, genitales y en todas las zonas de roce.



La piel en el embarazo, ¿cómo cuidarla?

Es por ello que resulta doblemente importante la protección solar durante el embarazo, la piel se encuentra fotosensibilizada y puede mancharse además en frente, pómulos, nariz, mentón y sobre el labio superior.

Cuidados de la piel en el embarazo

El hidratar la dermis ayuda a que se torne mucho más elástica y soporte el estiramiento que le causa el crecimiento del bebé y los productos con vitamina A estimulan el proceso de epitelización y el recambio celular.

Previene la aparición de estrías con cremas y emulsiones ricas en vitamina A, éstas las tienes que aplicar dos veces por día al comienzo del embarazo en los sectores clave como ser abdomen, pechos, nalgas y caderas; ya a partir del tercer mes lo tienes que hacer en mayor medida. Una vez que has dado a luz tienes que continuar cuidando tu piel con estos productos para ayudar a que se reduzca fácilmente sin padecer flaccidez.

Pero en el embarazo todos los cuidados no son exclusivos del cuerpo, la piel de tu rostro también necesita atenciones dependiendo de su biotipo. Los cambios hormonales también influyen en el cutis, es probable que el mismo se torne graso y con acné, como también puede pasar lo contrario.

Es importante que en el embarazo cuides tu rostro con los productos adecuados para el biotipo en el cual ha cambiado, por ejemplo si se tornó grasa elige geles y lociones ligeras; o si se volvió seco lo ideal es optar por cremas hidratantes untuosas.

No olvides aplicar protector solar con un buen factor todos los días  para evitar la aparición y fijación de las manchas, ya después del parto podrás realizarte tratamientos para eliminar las que puedan haber salido.





Puede Interesarte


Comenta este articulo