Embarazo subrogado: alquilar un vientre para ser padres

El embarazo subrogado ( conocido también como alquiler de vientre o útero subrogado) es una forma más de brindar a personas con problemas de fertilidad, la oportunidad de ser padres.

Lo lamentable es que su práctica está prohibida en muchos países, sólo Inglaterra y algunos estados de Estados Unidos, permiten el alquiler de un vientre, ofreciendo así otra opción antes de la adopción de un niño.



Embarazo subrogado: alquilar un vientre para ser padres

embarazo subrogado

En Latinoamérica, la mayor parte de los países consideran que un niño es hijo de la mujer que lo pare, por lo que el alquiler de un útero no se reconoce como una opción de tratamiento de fertilidad.

El procedimiento del embarazo subrogado se basa en emplear el útero de una mujer llamada “receptora” para gestar los gametos fecundados in vitro de una pareja donante.

La mujer que alquila su vientre, lleva adelante el embarazo y después del nacimiento del bebé, es entregado a la pareja que dono el embrión y que son sus padres biológicos.

El procedimiento de implantación del embrión se hace de igual forma que en una FIV, y la mujer receptora necesita de una preparación endometrial al igual que cuando se realiza una donación de óvulos.

El proceso del embarazo subrogado también requiere de entrevistas con la pareja donante y la mujer receptora, así como una evaluación psicológica de ambos con el fin de determinar que son aptos para este tratamiento tan complejo a nivel emocional.

Si bien la pareja donante no tiene permitido conocer a la mujer receptora de su embrión, en la mayoría de los casos, quien se ofrece a llevar el bebé en su vientre es un familiar directo de los futuros padres.

La utilización del embarazo subrogado se indica para casos donde:

  • La mujer carece de útero pero tiene al menos un ovario en funcionamiento. Puede ser por razones de una histerectomía o que han nacido sin este órgano.
  • Mujeres que han experimentado abortos reiterados por lo que las posibilidades de que ellas puedan llevar a cabo un embarazo son escasas. También se incluyen las mujeres que han tenido muchos fallos en la fertilización in vitro.
  • Mujeres con enfermedades crónicas que impiden un embarazo, pero tienen larga esperanza de vida.





Puede Interesarte


Comenta este articulo