El insomnio durante el embarazo

El insomnio durante el embarazo es algo bastante frecuente. Entre las idas al baño en medio de la noche, los dolores de espalda y el bebé que no cesa de moverse, las tranquilas noches de sueño reparador son sólo un recuerdo lejano.

Pero no pierdas la esperanza, puedes hacer algunas cosas para vencer al insomnio en el embarazo.



El insomnio durante el embarazo

insomnio embarazo

Las razones del insomnio durante el embarazo

  • Vejiga llena: Cuando el bebé continúa creciendo, el útero también se desplaza, y puede ejercer una presión adicional sobre la vejiga, lo que aumenta la necesidad de orinar.
  • Dolor de espalda: el útero en crecimiento también hace que se produzca una importante la tensión muscular.
  • Calambres en las piernas: los cambios en el peso a y la mala circulación pueden causar calambres por la noche.
  • Bebé en movimiento: Algunos bebés son más activos en medio de la noche que en el día y las futuras mamás son más sensibles al movimiento cuando se trata de descansar.
  • Ronquidos: la congestión nasal es un problema común durante el embarazo, causando ronquidos muy intensos que hasta despiertan a la misma mujer.
  • Sensación de malestar general: las hormonas del embarazo generan esa sensación de malestar generalizado.
  • Ansiedad: es normal que la embarazada esté ansiosa, esto le impide conciliar tranquilamente el sueño.

Soluciones para lidiar con el insomnio durante el embarazo:

Vacía tu vejiga: ve al baño justo antes de acostarte. Trate de vaciar tu vejiga tanto como sea posible, inclinándote un poco hacia adelante para ayudar a que se elimine toda la orina.

Mantén una buena posición al dormir: pasa de dormir sobre tu espalda a dormir del costado izquierdo para permitir una mejor circulación. El estar con las rodillas dobladas también puede resultar más cómodo.

Usa almohadas: pon una almohada apoyada sobre el cuerpo para ayudar a apuntalar el estómago y aliviar la presión que ejerce sobre la espalda y las articulaciones.

Establece una rutina para dormir: toma un baño caliente, bebe un vaso de leche tibia o té de tilo y apaga las luces para prepararte para el descanso.

Haz ejercicio: El hacer un poco de ejercicio durante el día puede hacer maravillas tanto para el embarazo, como para el bienestar general, además alivia la ansiedad que se siente.

Realiza actividades suaves como caminar, nadar o hacer yoga prenatal por lo menos cuatro horas antes de acostarte para que su cuerpo tenga tiempo de liberar la energía acumulada.

Cuida lo que comes: Evita los alimentos picantes antes de acostarte para minimizar la acidez estomacal, y los dulces porque hacen que el bebé se mueva más.





Puede Interesarte


Comenta este articulo