Diabetes gestacional, datos de importancia

Cuando una mujer tiene diabetes gestacional, requiere de especial cuidado y tener un buen control del azúcar en la sangre para asegurar el embarazo saludable.

Las mujeres pueden tener diabetes gestacional durante su embarazo, esto es más común de lo que se cree y por ello se realiza siempre una prueba de diabetes en la semana 24 a 28 de gestación con el fin de diagnosticarla lo antes posible.



Diabetes gestacional, datos de importancia

diabetes-gestacional

La diabetes gestacional es más común en casos de:

  • Mujeres con historial familiar de diabetes tipo 2
  • Mujeres que ya han padecido de diabetes gestacional
  • Mujeres con sobrepeso o que aumentaron excesivamente de peso durante su embarazo
  • Mujeres embarazadas de más de 30 años
  • Mujeres afroamericanas, nativas norteamericanas e hispanas.
  • Embarazos previos con bebés que pesaron más de 4 kilos o con alguna anomalía congénita
  • Mujeres que han sido fumadoras o fuman durante el embarazo
  • Mujeres con hipertensión arterial.
  • Mujeres que presentan demasiado líquido amniótico.
  • Mujeres que han tenido un aborto espontáneo o mortinato inexplicable
  • Mujeres con síndrome de ovario poliquístico

El cuidado de la diabetes gestacional

Es imprescindible que la mujer embarazada tenga los correctos niveles de azúcar en sangre, ya que si son elevados, puede padecer problemas de salud ella como el feto.

Las consecuencias más comunes de la diabetes gestacional son el aumento desproporcionado del peso del bebé y un mayor riesgo de que el niño desarrolle obesidad y/o diabetes de tipo 2 en su vida adulta.

Para evitar esto la mamá tiene que comer alimentos saludables como ser verduras, frutas frescas, carnes magras, pescado y leche baja en grasa.
Los alimentos integrales ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre, por ello hay que reemplazar los carbohidratos refinados por los que son elaborados con harinas integrales y granos enteros.

Es imprescindible el limitar al mínimo los alimentos grasos, bebidas azucaradas y comida chatarra. Hay que beber mucha agua y mantener una actividad física segura a diario.

El control del peso es un factor crucial, así como la toma correcta de los medicamentos indicados por el especialista.

La diabetes gestacional suele desaparecer después del parto, pero los hábitos alimenticios adquiridos durante el embarazo se deben mantener para que la afección no reaparezca más adelante.

Lactancia materna contra la diabetes

Las mujeres que han tenido diabetes gestacional, pueden amamantar a sus bebés sin problemas. Es más, la lactancia ayuda a recuperar el peso normal y a la vez protege al niño de padecer diabetes tipo 2 en su vida adulta.

A medida que el niño crece es necesario realizarle controles de salud, e inculcarle hábitos de vida saludables como una dieta adecuada y regularidad en la actividad física.





Puede Interesarte


Comenta este articulo