Cuidados médicos prenatales: cuáles son, su frecuencia y necesidad

Desde el primer momento del embarazo necesitamos elegir un médico u obstetra que nos acompañe durante toda la aventura. Los estudios y cuidados que nos aconsejen serán el medio para poder detectar cualquier posible complicación a tiempo y así ser capaces de tratarla o evitarla. Todas las mujeres embarazadas necesitamos cuidados prenatales, no importa si es nuestro primer o sexto bebé o la edad que tengamos.

Generalmente, en un embarazo sin contratiempos, durante los primeros seis meses con una visita al mes alcanza. Luego iremos cada quince días y, a partir de la semana 36, nos haremos los controles semanalmente. embarazada y medicoDurante la primer visita, el médico necesitará toda nuestra información, así que hará un examen físico y pélvico, nos pesará, tomará nuestra presión, hará preguntas sobre antecedentes médicos nuestros, de nuestra pareja y nuestra familia, recomendará que tomemos ácido fólico y nos dará la fecha aproximada del parto. También nos pedirá muestras de orina, y de sangre, para averiguar nuestro grupo sanguíneo, testearnos por HIV y enfermedades venéreas. También nos harán un papanicolau, para comprobar que no suframos un cáncer cérvico uterino y educarnos en su prevención. Durante las siguientes visitas, nos pesará y medirá la panza, nos tomará la presión y revisará nuestros pies y manos en busca de hinchazón. También, siempre responderá las dudas que podamos tener. Además, desde la semana número 20 podremos oír los latidos del corazón del bebé, y desde la 28, nos podrán dar una estimación de su peso. A las 34 semanas, nos otorgarán el certificado para solicitar la licencia prenatal.



Cuidados médicos prenatales: cuáles son, su frecuencia y necesidad

Las visitas que hagamos al médico durante estos nueve meses tienen también el objetivo de educarnos como madres. Sabremos cuáles son los signos y síntomas normales, y cuáles nos alertan de que algo no anda bien; aprenderemos los cambios en nuestra nutrición y la del bebé; nos enseñarán sobre la lactancia, desde como preparar los pechos hasta porqué es importante; contaremos con algunos lineamientos para el cuidado del recién nacido (higiene, vacunas, controles); y nos prepararán para el parto.

Tengamos en mente que lo previamente descrito corresponde a un embarazo de bajo riesgo. Ciertos factores como la edad (si se es mayor de 40 años), experiencias pasadas (abortos, malformaciones congénitas, infertilidad o nacimientos con bajo peso), estilos de vida (malnutrición o historial en drogas o alcohol), problemas de peso (desnutrición u obesidad), patologías (pelvis estrecha, Rh negativa sensibilizada, hemorragias durante el embarazo, diabetes o cardiopatías) o si el embarazo es múltiple, se requerirán controles más frecuentes.

Por María del Mar





Puede Interesarte


Comenta este articulo