Cuidados especiales para los pechos durante la lactancia

Cuidar los pechos durante la lactancia es fundamental para evitar complicaciones como mastitis y congestión de las mamas. Los cuidados que precisan los pechos cuando se está dando son básicamente la buena higiene,  correcta posición al dar de mamar, un poco de sol, ejercicios específicos, entre otras cosas.

Antes se recomendaba lavar los pechos antes y después de amamantar, pero ahora se descubrió que esta práctica puede ser perjudicial porque así le quitas la grasa protectora secretada por las glándulas Montgomery.



Cuidados especiales para los pechos durante la lactancia

Por eso si después de dar de mamar al bebé necesitas higienizar tus pechos, simplemente tienes que pasarles una gasa humedecida con agua hervida o mineral por los pezones.

Otro detalle es la correcta posición del bebé cuando le das de mamar, una postura inadecuada puede ser el aliciente de grietas y mastitis en tus pechos. En caso de que tengas una mama con el pezón lastimado, primero dale de mamar con la otra, para que al momento de cambiar el pecho, tu bebé no succione fuertemente ya que no tendrá tanta hambre.

En caso de que tus pezones estén lastimados puedes humectarlos con unas gotas de la propia leche. Recuerda que es una piel que tiende a sanar mucho más rápidamente por la función a la que está destinada.

No es conveniente que dejes que tus mamas se llenen de leche en exceso, esto hace que el pezón se ponga áspero y al bebé le costará más trabajo succionar, además de que te será muy doloroso. Lo recomendable es que los primeros meses de lactancia no dejes pasar más de tres horas entre toma y toma, o bien sacarte leche en caso de que no puedas darle de mamar con esta frecuencia.

Los sostenes tienen que ser de algodón y en preferencia una talla más grande que la necesaria, de tiras anchas y sin aros metálicos o push up. Cuando los laves tienes que hacerlo con jabón blanco para evitar que los perfumes de los detergentes comunes irriten o desagraden al bebé.

En caso de grietas en los pezones puedes ayudar a su curación con crema de caléndula y crema de lanolina purificada. Estas cremas son naturales y no tienen agregados químicos, poseen propiedades antisépticas, cicatrizantes y descongestivas. Para que la piel del pezón se fortalezca es conveniente que después de amamantar dejes tus pechos al sol por unos minutos.

Recuerda que en caso de notar inflamación, enrojecimiento, dolor y temperatura fuera de lo normal en los pechos, debes de consultar de inmediato con el médico porque puede tratarse de una mastitis, o cualquier otra alteración.





Puede Interesarte


Comenta este articulo