Cambios en el cuerpo de la mamá durante el embarazo

A la vista, durante las cuarenta semanas que gestamos a nuestro bebé, la panza crece y la postura cambia. Sabemos también que tenemos hambre más seguido, estamos un poco sensibles y necesitamos ir al baño más frecuentemente. Todo esto son las consecuencias de los cambios que nuestro organismo hace a fin de crear dentro nuestro el mejor ambiente de formación para nuestro bebé.

Pero, ¿qué es exactamente lo que sucede?

Para empezar, una vez que se produce la fecundación, nuestro cuerpo debe generar ciertas estructuras de maternidad: la placenta debe formarse, el útero agrandarse, las glándulas mamarias desarrollarse y la sangre reproducirse. También se estimula la reserva de grasa, que será el ingrediente principal para producir la leche en el período de lactancia. El aumento de peso se debe en gran medida a todo esto.
Durante el primer trimestre, se aumenta entre 1,5 y 1,8 kg; en el segundo unos 3,5 y durante el tercero se ganan 400 gramos por semana. cuerpo_embarazadaUna aproximación de la distribución de este peso sería:



Cambios en el cuerpo de la mamá durante el embarazo

  • bebé: entre 3 y 3,5 kg;
  • placenta: 700 gramos;
  • líquido amniótico: 900 gramos;
  • crecimiento del útero: 900 gramos;
  • mamas: 1 kg;
  • volumen de la sangre: 2 kg; y
  • reserva de grasa: 3,5 kg.

Es importante mantener una dieta sana y balanceada, para no propiciar un sobrepeso.
La menstruación se retira desde el principio del embarazo –aunque no es muy extraño que se presente una vez más después de la concepción. Como dijimos, aumenta el volumen de la sangre, aproximadamente dos litros más de lo común. Esto se traduce en ese aspecto “radiante” que se nos alaba a las embarazadas, y también en que las venas se hacen más visibles. Al aumentar el fluido, la hemoglobina se desconcentra y eso produce la anemia fisiológica de la embarazada. En ocasiones se aconsejan suplementos de hierro porque el hierro se diluye y también se produce la anemia común (ferropénica).

Los cambios hormonales también tienen sus efectos. Por un lado, el aumento de la progesterona y del estrógeno nos sensibilizan y nos ponen melancólicas o irritables, especialmente si es nuestro primer embarazo. La progesterona, por su lado, también genera problemas gastrointestinales, ya que disminuye el ejercicio de los intestinos para estimular una mejor absorción de nutrientes, pero provocando en muchos casos estreñimiento o acidez.

A medida que avanza el embarazo, también movemos nuestro centro de gravedad hacia adelante para conservar el equilibrio. Nuestra columna se puede arquear más que la de los hombres, y de esa forma se genera la nueva postura. Si bien esto es instintivo, cuidémonos de no realizar movimientos bruscos como agacharnos hacia delante o cargar peso: al cerebro le cuesta más que al cuerpo adaptarse al nuevo cuerpo y posición.

40 semanas y sus cambios:

37 semanas de panza:

Por María del Mar





Puede Interesarte


2 comentarios en “Cambios en el cuerpo de la mamá durante el embarazo

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. hola que imagen tan grafica se le vio todo osea…………… mua besoos me gusto la pagina

Comenta este articulo