Acné en el embarazo, cómo tratarlo

Muchas mujeres creen que durante el embarazo se goza de una piel perfecta, sin granitos ni acné pero esto puede ser más una ilusión que una realidad. Muchas veces se produce un brote inesperado de acné como nunca antes de padeció.

En verdad un 40 a 50% de las mujeres adultas tienen problemas de acné los cuales continúan en el embarazo, pero deben de suspender los tratamientos para esta afección por no ser apropiados para usarse durante la gestación.



Acné en el embarazo, cómo tratarlo

El acné durante el embarazo es en realidad bastante común, pero ha de ser controlado con cuidado porque ni siquiera los dermatólogos están de acuerdo sobre lo que es seguro de usar mientras se está encinta.

El peróxido de benzoilo, por ejemplo, el ingrediente activo en varios productos antiacné tiene el buen visto de algunos médicos, pero no existe un consenso sobre la inocuidad de este fármaco ya que no hay suficiente información para darle una luz verde a su uso en embarazadas.
Qué no usar para combatir el acné durante el embarazo

Cuando se trata de medicamentos para el acné hay algunos decididamente prohibidos para las embarazadas, como es el caso de la isotretinoina o la vitamina A en forma de retonide en píldoras porque fueron causantes de graves defectos de nacimiento.
También se aconseja a las mujeres gestantes que eviten el uso de retinoides en forma de cremas o geles tópicos. Si bien las cantidades de medicamentos de uso tópico que se absorben en el organismo son muy pequeñas en algunos casos pueden generar problemas en el feto.

Se deben evitar los antibióticos orales como la tetraciclina, la doxiciclina y la minociclina porque pueden ser responsables de manchas permanentes en los dientes de los bebés.

Cómo tratar el acné en la embarazada

La embarazada tiene que manejar los problemas de acné sin recurrir a la medicación, esto se logra con una buena higiene facial dos veces por día con un limpiador suave y evitando la manipulación de los granitos.

Los cosméticos tienen que ser libres de aceites, no hay que tocarse la cara frecuentemente y mantener siempre el pelo alejado de la frente.
Los productos de belleza que poseen medicamentos (incluso los de venta libre como cremas con antibióticos u otros tratamientos) no tienen que representar la primera opción en el tratamiento del acné y siempre es conveniente discutir con el medico antes de utilizar cualquier cosa.

En resumidas cuentas, en general la eritromicina es el fármaco de elección para el acné durante embarazo, así como los productos con ácido azelaico. Por tanto para controlar este problema vale la pena el asesoramiento, la perseverancia y constancia en la limpieza y la consulta con el dermatólogo frecuente.





Puede Interesarte


Comenta este articulo