Prueba AFP en el embarazo ¿es realmente necesaria?

La prueba AFP es la prueba de alfafetoproteína, se trata de un examen de sangre que se les hace a las mujeres durante su segundo trimestre de embarazo, por lo general entre las semanas 15 y 20.

Cuando una mujer está embarazada, la alfa-fetoproteína es producida por el feto y se mezcla con la sangre de la madre.



Prueba AFP en el embarazo ¿es realmente necesaria?

afp

Un nivel alto de AFP puede ser un indicio de un defecto del tubo neural del feto, como la espina bífida. También puede ser indicativo de que la madre está más avanzada en su embarazo de lo que cree o bien podría significar un embarazo gemelar.

Cuando se dan niveles bajos de AFP, esto puede ser una indicación de defectos genéticos, como un mayor riesgo de tener un bebé con síndrome de Down (trisomía 21) o trisomía 18, una anomalía cromosómica más grave y menos común.

La mayoría de las pruebas de AFP ahora también incluyen pruebas de dos o tres marcadores más. La prueba de triple marcador, también conocida como el marcador múltiple, mide los niveles de AFP, hCG y estriol.

AFP positiva

Cuando se da un resultado de AFP positiva, el médico recomienda la visita a un especialista en genética. Cabe recalcar que una detección positiva no significa que hay un problema, sólo significa que la prueba adicional es más que justificada.

En estos casos el especialista en genética hace una recopilación de los antecedentes familiares para determinar si es necesario realizar más pruebas. También puede recomendar tener un ultrasonido de nivel II, que emplea ondas de sonido para dar obtener un examen detallado del feto y una amniocentesis, que es la prueba del líquido que rodea al feto en el útero.

Los falsos positivos

A veces las pruebas de AFP pueden dar un resultado equivocado, lo que se conoce como un falso positivo. Cabe destacar que esta prueba suele tener una alta tasa de resultados erróneos.

Un elevado nivel de AFP en la sangre materna podría significar posibles complicaciones del embarazo por problemas como hipertensión materna, parto prematuro y el crecimiento fetal deficiente.

En resumidas cuentas, la prueba de AFP no es algo que todos los médicos recomienden, justamente porque suele dar resultados equivocados.





Puede Interesarte


Comenta este articulo