Frases que no le debes decir a tu hijo (II)

Las palabras pueden dañar más que los golpes. Todo lo que le decimos a los niños tiene efectos en su psiquis, por ello es importante medir nuestras palabras ya que hasta cosas que pueden parecer intrascendentes, son capaces de dañarlos.

En un post anterior vimos algunas de las frases que no les debes decir a tu hijo, pero que lamentablemente, son moneda corriente ya que se van transmitiendo de generación en generación.



Frases que no le debes decir a tu hijo (II)

frases que no dbes decir

Hoy te invito a seguir conociendo que cosas no hay que decirles a los niños porque dañan su autoestima y pueden generarles problemas a futuro.

Espera a que papá llegue a casa

Aun cuando tus hijos se descontrolen y peleen entre ellos o hayan hecho algo realmente mal, hay que tener cuidado con el papel del padre bueno y el padre malo. Cuando se dice esta frase no solo se está insinuando que el papá es el malo, sino que a la vez se socava la autoridad de la mamá.

En lugar de decir “espera que papá vuelva a casa” hay que decirle al niño que en cuanto su padre regrese, ambos hablarán sobre lo acontecido y verán que se hace al respecto.

No te preocupes, no habrá ningún problema.

No está mal el querer ahuyentar los temores del niño, pero el dejar de lado estos sentimientos puede generar que en su cabecita se genere más temor. El pequeño va a luchar contra el estrés original y contra el miedo de lo que puede pasar y esto le causa una preocupación adicional
Lo indicado es hablar con el de sus sentimientos, lo que también le mostrará tu empatía.

¡Porque lo digo yo!

No es por poner en duda una autoridad, sino por el hecho de no negar al niño su derecho a una explicación del porqué de la decisión que se ha tomado. No quiere decir que en este caso el niño tome parte de una discusión acerca de la elección, sino de que entienda las razones de ello y no vea reducida su autoestima.

Siempre hay que recordar que las palabras son poderosas, permiten transmitir significados y emociones. Elegir cuidadosamente las palabras que se usan para hablar con los niños puede ayudarles a que se sientan amados, respetados y seguros de sí mismos.
Es posible construir la autoestima de un hijo, sin ser un padre perfecto.





Puede Interesarte


Comenta este articulo