Cómo evitar la deshidratación en bebés

Un bebé no es capaz de decir lo que necesita o que algo anda mal. Por esta razón, es de vital importancia que los padres estén atentos a la salud del bebé y de su estado alertando acerca de los signos y señales que revelan una enfermedad.

Los efectos de la deshidratación en un bebé o un niño pueden ser graves y es imperioso el actuar rápidamente en caso de que el bebé esté en necesidad de asistencia.



Cómo evitar la deshidratación en bebés

deshidratacion de bebes 1

¿Qué es la deshidratación?

La deshidratación se produce cuando el cuerpo pierde mucho líquido y por ende no puede funcionar normalmente. Se da mayormente en los pequeños que en los adultos porque sus organismos almacenan pocos fluidos.

Esto puede acontecer en bebés y niños pequeños por un número de razones:

  • Por una mala nutrición
  • Poca leche materna
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Sudoración excesiva
  • Fiebre

Los síntomas de la deshidratación

  • La fontanela se ve hundida y blanda
  • Pocas o ninguna lágrima cuando llora
  • Respiración rápida
  • Moja menos los pañales
  • Letargo
  • Sequedad de boca
  • Efectos de la deshidratación

Los efectos de la deshidratación son serios y pueden resultar fatales. Cuando un niño está deshidratado puede tener convulsiones, insuficiencia renal, caer en coma o incluso morir.

La deshidratación puede ocurrir en cualquier momento del año, pero es más recurrente durante los meses de calor por la pérdida de líquidos a través del sudor.

Cómo evitar la deshidratación

  • Si tu bebé tiene fiebre y está sudando, es importante asegurar que se mantiene bien hidratado y mantener una estrecha vigilancia ante cualquiera de los síntomas anteriores.
  • Si estás amamantando, alimenta a tu bebé con frecuencia y cuando él lo pida. Los niños que solo toman leche materna no necesitan agua si se los alimenta correctamente.
  • Los bebés que toman leche de fórmula, pueden tomar agua previamente hervida y a temperatura ambiente.
  • Es importante evitar los sofocos en el bebé.

¿Qué hacer ante sospechas de deshidratación?

Buscar asistencia médica de inmediato y seguir las instrucciones del pediatra. La deshidratación leve se puede tratar en casa con líquidos rehidratantes, pero siempre hay que consultar con el especialista.





Puede Interesarte


Comenta este articulo