Prevenir eczema en el bebé (II)

El eczema, prurito y descamación es algo frecuente en los bebés, pero afortunadamente se trata de un problema sumamente prevenible mediante recaudos sencillos a poner en marcha en el día a día.

En esta nota comparto contigo más consejos acerca de cómo evitar este padecimiento tan molesto para los niños. Los primeros consejos los encontrarás en el post: Prevenir eczema en el bebé (I)



Prevenir eczema en el bebé (II)

Siempre hay que bañarlo con un jabón libre de químicos, antialérgico y especial para bebés. Su piel es muy sensible a los efectos de las fragancias y colorantes que pueden tener estos productos de limpieza por ello solo hay que usar los especialmente formulados para la piel de los niños.

La mala alimentación también puede causar complicaciones y desencadenar el eccema, lo que la mamá coma se transmite a la leche y por consiguiente generar efectos en el bebé. Los alimentos cítricos, el trigo, los cacahuetes y la soja tienen que consumirse con cuidado por sus posibles efectos.

La ropa es otro punto a tener en cuenta, el algodón es el tejido ideal a fin de eliminar los principales factores de activación del eczema no solo porque es natural sino porque además absorbe mejor la sudoración. Es imprescindible eliminar toda ropa con material sintético que este directamente en contacto con la piel del bebé para reducir las posibilidades de erupciones cutáneas y la inflamación.

Los humidificadores son también uno de los mejores remedios para combatir el eczema. La temperatura en la habitación del bebé también podría desempeñar un papel primordial en la aparición del problema.

Los humificadores aseguran aire fresco, así como la temperatura apropiada del cuerpo del bebé. Los espacios muy calurosos hacen que el niño sude y que tenga mayor probabilidad de problemas respiratorios, por lo tanto el mantener el aire a buena temperatura, libre de polvo y otros elementos que amenazan su estado de salud es indispensable.





Puede Interesarte


Comenta este articulo