Manchas de nacimiento en bebés (I)

Las manchas de nacimiento son marcas de color muy visibles en la piel. Existen varios tipos de manchas de nacimiento y algunas de ellas son muy comunes.

Los dos tipos principales de manchas de nacimiento son vasculares (de color rojo, rosado o púrpura) causadas por algunos vasos sanguíneos anormales, y pigmentarias (por color marrón) causadas por agrupaciones de células pigmentadas.



Manchas de nacimiento en bebés (I)

manchas de nacimiento

Las manchas de nacimiento vasculares son las que generalmente aparecen en la zona de la cabeza y el cuello, principalmente en la cara, y las otras en el resto del cuerpo. Pero, ambos tipos de marca de nacimiento puede aparecer en cualquier lugar, inclusive en el interior del organismo.

Si los vasos sanguíneos superficiales se ven afectados, una mancha de nacimiento vascular se verá de color rojo, púrpura o rosa, pero en el caso de que los vasos afectados sean más profundos, se verá azul. Las manchas de nacimiento pigmentadas son marcas de un color canela o marrón oscuro.

Manchas de nacimiento vasculares:

Parche salmón: son manchas planas de color rojo o rosa que pueden aparecer en los párpados de, el cuello o la frente de un bebé. Son las más comunes y generalmente se desvanecen en unos pocos meses, pero los parches salmón en la frente pueden tardar hasta cuatro años en desaparecer.

Hemangioma infantil: se trata de una mancha con relieve de color rojo y puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Estos también son conocidos como “fresas o frutillas”, y a veces son más profundas por lo cual se ven azul o púrpura.
Los hemangiomas son comunes en las niñas, aumentan de tamaño rápidamente durante los primeros seis meses, pero finalmente se encogen y desaparecen en alrededor de los siete años.

Mancha de vino: son hemangiomas pero planos y de color rojo o morado, pueden variar en tamaño, yendo desde unos pocos milímetros a varios centímetros de diámetro.

Generalmente aparecen en un lado del cuerpo, en la cara, el pecho y la espalda. Tienden a ser sensibles a las hormonas y llegar a ser más visibles durante, el embarazo y la menopausia. La mayoría son permanentes y su color puede acrecentarse con el tiempo.





Puede Interesarte


Comenta este articulo