Los primeros meses del bebé y su desarrollo emocional

Desde los primeros días de vida el bebé ya muestra su temperamento y por éste se diferencia de los demás niños. Es muy importante que los papás puedan conocerlo porque de esta forma es más fácil la comunicación y el entendimiento entre ambos; también es necesario que respeten su individualidad en cada una de sus etapas.

En los primeros meses de vida, el bebé se comunica mediante actitudes, gestos, sonidos y llantos y al  aumentar la experiencia a la vez que conoce el medio que le rodea, como las personas que le acompañan, encuentra nuevas formas de expresar sus necesidades.



Los primeros meses del bebé y su desarrollo emocional

Al principio el llanto es la forma principal de comunicación que posee, por ello es importante el consolarlo y atenderlo porque esta es la única forma que tiene para mostrar sus molestias o lo que necesita. Los bebés requieren  de mucho afecto esto es tan importante para su desarrollo como lo es comer y dormir, el calmarlo cuando llora es una forma de brindarle seguridad y  no hay que pensar que un niño se queja solo para molestar a los padres o por capricho.

En los primeros meses de vida los niños pasan mucho tiempo durmiendo, y despiertan solo para comer o cuando tienen alguna molestia o ganas de ser atendidos. Si bien aun no diferencian el día de la noche, es importante que los papás instauren rutinas, un horario para el baño, masajes, paseos, canciones antes de dormir, silencio por la noche, juegos en el día… de este modo los bebés irán integrando estas ratinas y aprenderán a “saber que sucederá”, lo que les garantiza una sensación de seguridad.

En esta época también se consolida el vínculo entre padres e hijos, el contacto constante entre ambos y el conocimiento mutuo hace que crezca el sentimiento de amor, el bebé es consciente de este vínculo y la presencia de los papás le da tranquilidad y seguridad.





Puede Interesarte


Comenta este articulo