La seguridad del bebé: prevenir asfixia y envenenamiento

La seguridad del bebé se garantiza con prevención absoluta. En un post anterior hemos visto como se pueden evitar las quemaduras y los golpes, pues en este te doy consejos para que puedas impedir que tu bebé sufra de asfixia o envenenamiento accidental.

seguridad bebe



La seguridad del bebé: prevenir asfixia y envenenamiento

La prevención de la asfixia

  • Los bebés se pueden ahogar muy fácilmente, incluso con la leche. Además, a medida que van creciendo tienen la tentación de poner los objetos pequeños en su, lo que los puede asfixiar con facilidad.
  • Cuando se le da de comer con biberón, siempre hay que sostener la botella y prestar atención al bebé mientras come.
  • El niño no tiene que tener objetos pequeños a su alcance, como botones, monedas y partes de juguetes pequeños.
  • Cuando el niño ya come alimentos sólidos, siempre hay que dárselos cortados en trozos muy pequeñitos porque los bebés hasta pueden ahogarse con algo del tamaño de la pepita de una uva.
  • Los bebés de menos de un año no tienen que tener almohadas o edredones para dormir, porque pueden asfixiarse si su carita queda debajo de ellos ya que no son capaces de quitarlos.
  • Nunca hay que atar un chupete a la ropa del bebé con una cinta o cadena porque puede estrangularse con ella. También hay que comprobar que las cuerdas y cordones no estén a su alcance es riesgoso que jueguen con ellos.
  • En cuanto al ahogamiento, los bebés pueden ahogarse hasta en 5 cm de agua, sin hacer riego alguno, lo que lo vuelve más peligroso.
    Cuando se baña al bebé, nunca hay que dejarlo solo, ni por un momento porque puede suceder una desgracia.
    Si se utiliza una silla de baño, hay que recordar que no es un dispositivo de seguridad y sigue siendo necesario vigilar al niño todo el tiempo.

Prevención del envenenamiento

  • Siempre hay que conservar todos los medicamentos bajo llave, en muebles altos o fuera del alcance y de la vista de los niños.
    Lo mismo vale para los elementos de limpieza, y si esto no es posible hay que tomar medidas de seguridad para mantener bien cerradas las puertas de los armarios bajos.
  • Para mayor protección, los productos de limpieza tienen que tener olor fuerte y amargo, ya que por ende tendrán un sabor desagradable y habrá menos probabilidades que los niños quieran beberlos.
  • Tapar bien las botellas cuando los productos no estén en uso, es difícil para un niño pequeño abrir envases que fueron cerrados con fuerza.





Puede Interesarte


Comenta este articulo