Estreñimiento y diarrea en bebés

Los problemas intestinales en los bebés son algo bastante frecuente ya que el sistema digestivo durante los primeros tiempos de vida, se encuentra en plena maduración.

En este post te daré algunas pautas y consejos para que puedas lidiar con el estreñimiento o la diarrea de tu hijo, dos dolencias que se ven bastante seguido en los niños y suelen asustar a las madres primerizas.



Estreñimiento y diarrea en bebés

Estreñimiento

Aunque suene extraño, los bebés también pueden sufrir de constipación en determinados  momentos. Normalmente ellos van de cuerpo cerca de 8 a 10 veces al día pero cuando empiezan a cambiar su alimentación (de leche materna a la de fórmula, nuevos sólidos, etc…) pueden padecer de estreñimiento.

En estos momentos hay que estar alertas, cuando el bebé está estreñido la materia fecal tiene forma de bolitas duras y también suelen tener muchos gases porque se esfuerzan por hacer popó. También hay que estar atentos si la materia fecal tiene color negro, rojo o marrón, lo que podría significar que hay sangre en ella. La sangre puede ser un signo de algo más serio, y en estos casos hay que llamar de inmediato al pediatra.

Para ayudar al bebé estreñido, además de contar con asesoramiento médico y dependiendo de la edad del niño, se le puede administrar un poco de jugo de ciruela porque la fibra colabora en el ablandamiento de las heces.

La estimulación rectal puede ayudarle a evacuar, muchas veces se hace con el mismo termómetro como si se le tomara la fiebre. En este caso hay que colocar una pomada o vaselina. El médico también puede indicar el uso de un supositorio de glicerina que ofrece la lubricación necesaria en el recto para que el bebé pueda expulsar las heces.

Diarrea

La diarrea es un serio problema en los bebés porque puede hacer que se deshidraten. Usualmente sólo ocurre si el bebé está expuesto a un virus o ha comido algo que estaba contaminado o en mal estado.

Es importante no confundirse, la materia fecal de los bebés suele ser mucho más blanda que la de los adultos por su alimentación, pero la diarrea en ellos es una deposición acuosa excesiva.

Para evitar los procesos diarreicos no hay que dejarse engañar con los jugos de bebé porque el azúcar que contienen hace que el intestino excrete mayor cantidad de agua. También es recomendable el suministrar la vacuna contra el rotavirus, un virus que puede causar diarrea y vómitos.

Cuando el bebé tiene diarrea, está perdiendo el líquido que necesita, por lo que es sumamente importante la consulta con el médico. Este además puede indicar el suministro de una solución de electrolitos para prevenir la deshidratación.

En caso de que el bebé esté comiendo sólidos se le pueden ofrecer alimentos que ayudan a detener la diarrea, estos son:

  • Bananas
  • Arroz
  • Puré de manzana
  • Pan tostado

Además de ello, hay que procurar que esté ingiriendo la suficiente cantidad de líquidos para prevenir la deshidratación.





Puede Interesarte


Comenta este articulo