Estimulación sensorial y música para nuestro bebé

Cuando el bebé nace, todo lo que lo que percibe es una nueva experiencia. Colores, formas, texturas, sonidos, sensaciones: el mundo es inédito para un recién nacido. Todo aquello que aprenda y procese en sus primeros años servirá de base cognitiva para el resto de su vida. ¿Qué significa esto? Con sus primeras percepciones construirá los cimientos de sus patrones de aprendizaje, sobre los cuales erigirá todo futuro conocimiento. Y se ha comprobado que la música es uno de los estímulos que más ayudan a que estos patrones evolucionen a su máxima posibilidad.

Desde el cuarto mes de gestación, el bebé ya puede oír. La música y los sonidos, por lo tanto, tienen un gran papel en la estimulación prenatal. Aprovechando la familiaridad que el bebé desarrolla con las voces conocidas y melodías que le hayamos repetido durante el embarazo, puede hacerse varios ejercicios de comunicación pre-verbal.



Estimulación sensorial y música para nuestro bebé

Estimulación con músicaAntes de comenzar, es importante que tengamos presente que cada bebé es diferente, y así también sus respuestas. Nunca hay que exigirle más de lo que nos da disfrutando de la situación. Si se pone molesto o está cansado, no debemos insistir.

La música nos permite darle seguridad a nuestro bebé: si cuando estaba en la panza escuchaba una melodía, cada vez que vuelva a oírla, va a relacionarla con las sensaciones de comodidad y resguardo. Se ha comprobado que cantarle mientras lo mecemos en brazos lo ayuda a moderar el ritmo cardíaco, su presión sanguínea y temperatura. Además, la situación estimula su autoestima por ser un momento placentero de vinculación directa. A medida que vaya creciendo, las letras de las canciones se vuelven importantes: las referencias a situaciones que experimenta o a elementos que tiene a su alcance lo ayudarán a comprender mejor sus vivencias y su entorno.

Cuando se habla de estimulación temprana con música, se recomienda el género clásico especialmente. Esto se debe a un estudio realizado con bebés que habían nacido prematuramente y estaban en incubadoras: aquellos que oían a Mozart ganaron peso más rápido, redujeron su nivel de estrés y pudieron ir a sus casas unos cinco días antes que los bebés que no escuchaban música. Interesante, ¿verdad?

Hoy en día podemos conseguir muchos discos de música pensada para bebés. Contamos con clásicos como Mozart, Beethoven o Chopin, pero también con los Rolling Stones, U2 y los Beatles, entre muchos otros. Estas melodías son suaves y con sonidos dulces, y los bebés las disfrutan mucho. Pero no dejemos de cantarles, porque nada valora más nuestro hijo que la voz de su mamá transmitiéndole paz y amor.

Fuente: Revista de música culta #50

Por María del Mar





Puede Interesarte


1 comentario en “Estimulación sensorial y música para nuestro bebé

Comenta este articulo