Curaciones y cuidados del ombligo del bebé

Curaciones y cuidados del ombligo del bebé. El ombligo es la cicatriz que queda del cordón umbilical; una vez que le bebé nace el cordón se pinza y corta, y al cabo de unos días se seca por completo y cae.
Mientras tanto hay que propiciarle al bebé ciertos cuidados y mantener la higiene de la zona para evitar complicaciones e infecciones.

Ante todo hay que verificar que el muñón del cordón umbilical se cicatriza y seca normalmente, además es conveniente rodear con una gasa la base del muñón entre la pinza y la pancita para que no le resulte molesto al niño.



Curaciones y cuidados del ombligo del bebé

Consejos de cuidados del cordón umbilical

  • Es importante evitar que el muñón se moje con el baño o con la orina, y en caso de que haya sucedido, hay que secarlo con una gasa y aplicar un poco de alcohol de 70 ó 90º para que se seque más rápido.
  • Hay que aplicar un desinfectante una vez al día, nunca povidona iodada porque puede causar un bloqueo transitorio de la función tiroidea por un exceso de yodo.
  • No es recomendable aplicar polvos de sulfamida clásicos ni mercurocromo porque pueden causar reacciones en la piel.
  • El ombligo no duele, ni el alcohol le genera alcohol al bebé.

Complicaciones del ombligo del bebé

Onfalitis: es una infección que aparece muy rara vez pero es sumamente peligrosa, por eso es importante desinfectar siempre el ombliguito hasta que cicatrice.
El indicio de que puede haber una infección es el mal olor y una humedad anormal en el cordón umbilical, el cual huele literalmente “a podrido”.

Sangrado del ombligo: es normal que el ombligo sangre un poco pero no empapa la gasa, cuando éste es muy profuso es señal de un trastorno de la coagulación.

Ombligos feos o abultados: cuando se cae el cordón puede quedar hacia afuera lo que se llama ombligo cutáneo, solo en pocas ocasiones éste queda hacia afuera por unos meses. Algunas veces en el fondo del ombligo queda un bultito rosado que se llama granuloma, el cual se cicatriza y seca con nitrato de plata.

Hernias umbilicales: son un abultamiento en la piel a causa de una víscera interna que sale de lugar y se acomoda en alguna zona débil del abdomen. Las mismas suelen cerrarse espontáneamente, pero cuando tienen un tamaño de más de 2 cm de ancho necesitan ser operadas.
En general no duelen pero cuando lo hacen es porque la porción del intestino que está atrapada se inflama y no puede regresar al abdomen, entonces se produce un estrangulamiento de la hernia lo que causa vómitos.





Puede Interesarte


Comenta este articulo