Consejos para preparar a tu mascota para la llegada del bebé

Para muchas parejas, una mascota es una especie de “preparación” para hacerse a la idea de cómo será la responsabilidad de tener un hijo. Adoptamos un perro o un gato para probar la rutina de alimentar, atender y cuidar a otro ser. Cuando somos padres nos damos cuenta de que un bebé es mil veces más complicado, y en formas diferentes, pero ¿cómo acostumbramos a nuestra mascota a la llegada de este nuevo integrante de la familia?

Ante todo, tenemos que entender cómo interpretan las mascotas su lugar en el hogar. Para los perros, la familia a la que se unen es una jauría, en la que hay miembros de mayor jerarquía y miembros de menor jerarquía que ellos. Como dueños, tenemos que establecernos en una posición dominante cuando el perro llega a la casa, a fin de que obedezca nuestras órdenes y no nos ataque. Cuando llegue un nuevo miembro a la familia, el perro se sentirá confuso e invadido, e intentará averiguar la posición del nuevo integrante. Es nuestro trabajo demostrarle el lugar que el bebé ocupa, pero sin hacerlo sentir desplazado. ¿Cómo? Acostumbrarlo a sus olores y cosas, dejárselo ver y oler con mucha precaución, custodiarlo cuando se le acerca, pero no retarlo, porque así podría desarrollar una actitud negativa hacia él. No debemos olvidar al perro cuando llega el bebé: saquémoslo a pasear, démosle atención, para que no marque un antes y después de la llegada de nuestro hijo o hija.



Consejos para preparar a tu mascota para la llegada del bebé

Por su parte, los gatos no son muy sociables y no tienen la concepción de jauría. O bien ignorarán al bebé o se sentirán curiosos de su presencia. Es poco probable que sean agresivos porque si no les agrada la compañía ni se molestan en acercarse, pero puede sentirse rechazado si siente que tenemos un cambio de actitud para con él. Es clave, otra vez, seguir dedicándonos a la mascota después de la llegada del bebé, pero a la vez, especialmente en el caso de los gatos, mostrarle los límites de cercanía con el nuevo integrante: no puede acostarse en su cuna, no puede subirse al cochecito, etc.

Los animales aprenden mayormente por asociación: estemos atentos a que la llegada o la presencia del bebé no implique cambios negativos para ellos. Por ejemplo, si la mascota dormía con nosotros en la habitación, no esperemos al nacimiento del bebé para llevarlo a otro lugar: hagámoslo apenas sepamos del embarazo. Podemos también acostumbrarlos durante los meses previos con un muñeco, jugando a tenerlo en brazos o atenderlo, para que se vaya haciendo una idea de la nueva presencia. Lo principal es no desatender al animal, siempre marcando, y bien definidos, los límites. Nunca debemos dejarlos solos en el mismo lugar con el bebé. Luego, a medida que nuestro hijo crece, es importante enseñarle también a él o a ella que la mascota no es un juguete y que no hay que hacerle daño.

Por María del Mar





Puede Interesarte


2 comentarios en “Consejos para preparar a tu mascota para la llegada del bebé

Comenta este articulo