Cómo estimular la inteligencia del bebé: después del parto

Como vimos en un post anterior (Cómo estimular la inteligencia del bebé: dieta en el embarazo), la inteligencia y el desarrollo cerebral del bebé pueden estimularse de muchas formas, desde la gestación, y después de ella.

Una vez que el bebé ha nacido, ademas de la correcta alimentación, también se puede estimular su inteligencia de diferentes maneras muy efectivas. Veamos:



Cómo estimular la inteligencia del bebé: después del parto

bebe jugando

Después del parto

Una vez que el bebé ha nacido también se puede estimular significativamente el desarrollo de su cerebro y fomentar su inteligencia.

Cuando el bebé nace, su cerebro mide aproximadamente un 25% del tamaño que tendrá de adulto y a los 2 años ya posee el 75% de su tamaño final. Esto significa un enorme crecimiento durante los primeros años de vida, por lo que es muy importante el proveerle una adecuada estimulación cerebral.

Lo ideal es exponer al  bebé a una variedad de experiencias y actividades, más simples de recién nacido e ir incrementando la complejidad a medida va creciendo, para evitar abrumarlo.

De recién nacido

Conviene intentar actividades como:

  • Un móvil sobre la cuna
  • Música relajante
  • La lactancia materna, ya que proporciona una nutrición óptima y le ayuda a construir un cerebro sano. Además, un reciente estudio ha demostrado que la lactancia materna se asocia con una mayor inteligencia.
  • Hablarle de cerca al recién nacido, para que él pueda ver mejor
  • Leerle. Incluso a temprana edad, un recién nacido disfruta de la cercanía, de ser sostenido y del cambio del tono de la voz
  • Colocar al bebé boca abajo durante unos minutos cada día para que pueda trabajar en las habilidades motoras gruesas, lo que ayuda a desarrollar su cerebro.

A medida que va creciendo

A medida que el bebé crece se pueden ir introduciendo más actividades que ayuden en la estimulación cerebral. El cerebro va aprendiendo de todo lo que ve, oye y toca, por ejemplo se desarrolla y crece a medida que se da cuenta de que un sonajero hace un ruido, y que una cuchara golpeando una olla, hace otro.

El ir variando las actividades de juego tanto como sea posible es fundamental, pero a su vez también hay otras formas de estimular el cerebro del bebé:

  • Reproducción de diferentes estilos de música
  • Exponerlo diferentes texturas, colores, objetos y sonidos
  • Darle paseos al aire libre, otorgarle variados juguetes, libros e incluso algún DVD infantil de vez en cuando
  • Tener contacto de calidad con él. Esto es extremadamente importante para su desarrollo cerebral, hay que hablar con él, cantar, abrazarlo como si no hubiera mañana, etc.

Pero, además de todos estos consejos, no hay que olvidar que lo más importante es pasar tiempo con el bebé. El tiempo y la atención es un factor clave para el desarrollo de un cerebro sano.





Puede Interesarte


Comenta este articulo