Cómo cuidar la piel del bebé

La piel del bebé es totalmente diferente a la de los adultos, esta es mucho más fina, delicada y propensa a las infecciones porque aún no posee la protección necesaria ante los agentes patógenos.

Además de esto, los bebés tienen la piel fotosensible por ello requieren de una mayor protección al sol que los adultos o niños más grandes; antes de los 6 meses los niños NO pueden tener contacto alguno con el sol y pasado este tiempo se los puede exponer moderadamente (no asolearlos) en horarios permitidos con pantalla solar, gorro y ropa de algodón que los resguarde.



Cómo cuidar la piel del bebé

Por estas razones es que resulta tan importante cuidar la piel del bebé desde el momento que nace, una vez que el pequeño se ha estabilizado en su nuevo ambiente se lo puede bañar con agua tibia, sin restregar su piel y sin usar esponja; sólo hay que utilizar algún sustituto de jabón con PH 5.5.

Después del baño es imprescindible humectar su piel con productos indicados para bebés, los cuales deben de estar aprobados, ser hipoalergénicos y carecer de perfume alguno.

Los principales problemas que sufre la piel del bebé

  • Sequedad en la piel que genera una dermatitis, eccemas, comezón e irritaciones.
  • Miliaria, es un sarpullido en frente y cuello que se controla con baños frecuentes con productos específicos.
  • Dermatitis seborreica, afecta la piel con vello y para controlarla se aplica un poco de aceite en la zona afectada antes del baño porque ayuda a que se caigan las escamas.

De todos modos cabe aclarar que no se debe pasar por alto la visita al especialista de piel, cuando el bebé muestra lesiones o síntomas extraños que no mejoran con el tratamiento del médico pediatra, se lo nota incómodo, no duerme bien y la piel se ve roja e irritada, es conveniente que lo vea un dermatólogo pediatra ya que este al dedicarse a cuestiones de piel en exclusividad puede dar un diagnostico y tratamiento acertado.





Puede Interesarte


Comenta este articulo