Cómo cuidar la piel de bebés y niños en el verano

La temporada estival viene acompañada de mayor actividad al aire libre lo que implica una exposición solar mucho más frecuente e intensa. Es importante tener en cuenta que el riesgo que esto implica, sobre todo en la piel de los niños pequeños.

Ante todo la concientización acerca del daño que puede causar el sol es crucial, los niños tienen que saber desde pequeños los riesgos que implica el estar al aire libre en momentos no adecuados y cómo es posible evitarlos. Por otra parte cuando se trata de los bebés, los papás tienen que estar siempre alerta para evitar que éstos sufran algún daño generado por los rayos UV.



Cómo cuidar la piel de bebés y niños en el verano


Consejos para cuidar la piel de niños y bebés del sol

  • Antes de que cumplan 6 meses de edad, los bebés no pueden ser expuestos al sol ni con pantalla total.
  • A partir de que cumplen los 6 meses se pueden asolear solo en horarios permitidos, poco tiempo y siempre con factor de protección solar indicado para niños, ropas claras y sombreritos.
  • Las remeras y sombreros son de gran ayuda para evitar el daño del sol, sobre todo cuando los pequeños están mucho tiempo en el agua o jugando en lugares asoleados.
  • Los niños no pueden exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas.
  • Los papás les pueden enseñar a los niños una regla muy sencilla de aprender para que ellos solitos puedan saber cuándo es seguro estar al sol y cuándo no, esta es: “si mi sombra es más cortita  o del mismo tamaño que yo, no hay que estar al sol. Si mi sombra es más grande que yo, puedo jugar tranquilamente al sol”.
  • Durante la época estival es mejor evitar los jabones perfumados, talcos y perfume en los niños. Es mejor bañar a los bebés con jabones neutros o de glicerina y en estos casos no hace falta el usar champú, esto es muy útil para prevenir alergias.
  • La ropa tiene que ser de colores claros, liviana, suelta y de algodón que no pique ni irrite la piel.
  • Cada persona tiene  un fototipo de piel distinto por ello hace falta que los papás consulten al pediatra o dermatólogo para que les asesore acerca del tipo de piel del niño. Una quemadura de sol en la niñez, puede desencadenar en un melanoma a la edad adulta.





Puede Interesarte


Comenta este articulo