Cómo calmar las molestias de las encías al salir los dientes

La dentición de los bebés es una de las experiencias más dolorosas que les toca transitar. Todos la hemos vivido pero, por suerte, no tenemos memoria de ese momento. Aunque sólo pensando lo molesto que es un dolor de muelas, podemos imaginarnos lo que debe doler tener toda la dentadura haciéndose lugar para crecer en nuestra boca.

Si bien no hay un momento clave, la dentición suele comenzar cerca de los seis meses y se extiende hasta que nuestro bebé tiene dos años y medio. A medida que los dientes comienzan a cortar las encías, pueden generar otros síntomas (además del dolor) que acompañarán el proceso. Entre ellos, están los cambios de humor, fiebre, problemas de sueño y babeo excesivo.



Cómo calmar las molestias de las encías al salir los dientes

Tanto para los bebés como para nosotros es un momento muy incómodo porque la molestia es inevitable y no hay mucho qué hacer para calmarla. Las encías están inflamadas, nuestro bebé llora y nosotros como padres no tenemos la solución mágica a todo el malestar. Es importante en primer lugar que tengamos presente eso: es una parte natural del crecimiento de nuestro hijo o hija y lo mejor que podemos hacer es acompañarlo. Va a sentirse confundido y el primer confort estará en la compañía y los mimos de mamá y papá.

Pero existen además algunos recursos para calmarlos. Por ejemplo, darles alimentos fríos, como helados, gelatinas o líquidos, que con su temperatura puedan anestesiar un poco el dolor y disminuir la inflamación. También podemos darles mordillos para que se entretengan mordiendo. Si bien los más efectivos son los que contienen algún líquido o gel dentro (y, entonces, enfriándolos en la heladera podemos potenciar su efecto), debemos tener mucho cuidado que no se rompan y nuestro bebé trague el contenido por accidente. Otra opción es, con una gasa o trapo bien limpio y mojado, masajear las encías con contactos suaves. En cuanto al babeo, tengamos el cuidado de limpiarlo frecuentemente para prevenir irritaciones.

También existen productos para calmar esta clase de molestia. Hay anestésicos leves de uso tópico, que podemos untarle en las encías para desensibilizar un poco la zona; o analgésicos y antiinflamatorios para bebés. Pero siempre antes de usar cualquiera de estos, debemos consultar con nuestro pediatra que sabrá orientarnos hacia la mejor opción para nuestro hijo o hija. El peligro del abuso de los anestésicos radica en que se anestesia la garganta y el bebé puede ahogarse.

Es importante que descartemos las sugerencias peligrosas como el consejo de poner whisky u otra bebida alcohólica en la mamadera o de aplicarles miel en las encías. El alcohol, ni hace falta decirlo, no es apto para que un bebé lo ingiera; y las sustancias con mucha azúcar pueden dañar los dientes recién nacidos.

Por María del Mar





Puede Interesarte


1 comentario en “Cómo calmar las molestias de las encías al salir los dientes

  1. Pingback: Bitacoras.com

Comenta este articulo