El cérvix para detectar la ovulación

El cérvix, conocido también como orificio uterino externo, está ubicado entre la vagina y el cuello del útero, por lo que vendría a ser la entrada al cuello uterino que lleva hasta el útero.

Durante el ciclo menstrual, todo el cuerpo de la mujer sufre modificaciones, y el cervix no está exento de ellas. Esta parte del cuerpo presenta diversas alteraciones en su aspecto y morfología, las cuales pueden dar indicio de cuándo se atraviesa el periodo fértil y cuando no.



El cérvix para detectar la ovulación

cevix

A principio del ciclo menstrual el cervix está mucho más duro, firme y cerrado. Si lo queremos tocar, se encuentra muy fácil ya que está posicionado a bajo nivel.

Esto se nota sobre todo cuando queremos usar un tampón, ya que cuesta colocarlo en la parte más interna de la vagina. Cuando se atraviesa la fase folicular, el cervix cambia su consistencia, apertura y localización.

En cambio, cuando la mujer está cerca de la ovulación, presenta un cervix mucho más flexible y abierto. Está posicionado mucho más arriba que antes, y si lo queremos tocar con los dedos, cuesta mucho más porque se encuentra más cerca de la cavidad uterina con el fin de facilitar la entrada de los espermatozoides.

Durante la fase lutea del ciclo, el orificio uterino externo, retoma su consistencia y ubicación normal, impidiendo que los espermatozoides entren en la cavidad uterina con el fin de que no generen problemas con el óvulo fecundado.

En el embarazo, durante las primeras semanas, el cervix está muy firme y bajo, razón por la que muchas mujeres sienten como si su vagina fuera más estrecha de lo normal.

El saber determinar en qué posición está el cervix es útil para poder identificar el período fértil, pero para ello se necesita mucha práctica.

Lo ideal es tocarlo todos los días a la misma hora, de esta forma es mucho más fácil identificar los cambios en su forma y posición.

No hay que olvidar lavarse bien las manos y tener las uñas cortas para no correr riesgos de infecciones en la vagina. El dedo que más fácil puede penetrar es el índice o el del medio, y el cervix se siente al tacto como si se tocara la punta de una nariz.





Puede Interesarte


Comenta este articulo