Alergias alimentarias, cómo prevenirlas

Las alergias alimentarias en los niños son una afección más que frecuente, en general los menores de 5 años son los que presentan tasas más altas de alergias alimentarias que aquellos niños de edades entre 5 a 17 años de edad.

Para evitar las alergias alimentarias se recomienda que los bebés menores de 12 meses deben evitar ciertos alimentos considerados “alérgenos” como son el pescado, los mariscos, frutos secos, huevo, miel (peligro de botulismo) y cualquier alimento que implique peligro de asfixia por su tamaño.



Alergias alimentarias, cómo prevenirlas

alergia alimentaria

Existen alimentos que han demostrado ser los detonantes del 90% de las reacciones alérgicas, estos son:

  • Leche de vaca
  • Huevo
  • Maní
  • Los frutos secos (nueces, almendras nueces, castañas de cajú)
  • Pescado
  • Mariscos
  • Soja
  • Trigo

En cuanto a la soja vale hacer una salvedad, porque es común este alimento en leches de fórmula para niños con intolerancia a la lactosa. Las alergias alimentarias a este producto han aumentado considerablemente en la última década por varias razones, entre ellas una es la introducción de más alergénicos modificados genéticamente y por el aumento del uso de la fórmula infantil de soja.

Otro aspecto de la leche de soja por lo que se aconseja usarla solo como último recurso, es porque posee altos niveles de fitoestrógenos (estrógenos vegetales), y aunque no son idénticos a los estrógenos humanos, tienen suficientes similitudes para causar alteraciones endocrinas.

La reducción de la exposición durante el primer año de vida del bebé a la leche de soja y sus derivados es fundamental para evitar futuras alergias a la soja en el futuro, algo importantísimo porque más de la mitad de los alimentos procesados y envasados y casi el 100% de las comidas rápidas contienen ingredientes de soja.

Qué puede comer un bebé

Algunos bebés pueden estar listos para comer alimentos sólidos desde los cuatro meses, mientras que otros pueden necesitar un par de meses más. Cuando el niño ya puede incorporar otros alimentos a la dieta suele aumentar su capacidad para sentarse y puede también levantarse sobre sus brazos con los codos rectos cuando se colocan boca abajo.

Al momento de incorporar nuevos alimentos es conveniente observar al niño e ir dándole un tipo de alimento por vez, dejando un intervalo de tres días. Esto permite saber si el bebé tiene alguna reacción o es sensible a un alimento específico, por otro lado hace que pueda explorar bien el sabor y la textura, permitiéndole acostumbrarse a la nueva comida.

La introducción de nuevas comidas al bebé deben ser pequeñas y graduales raciones de alimentos frescos preparados en el hogar o productos preparados comercialmente y específicos para niños. Se recomienda comenzar con arroz, avena y frutas y verduras en puré.

Síntomas de alergia alimentaria

  • Urticaria
  • Hormigueo en la boca
  • Hinchazón de la lengua y la garganta
  • Dificultad para respirar
  • Dolor abdominal
  • Vómitos o diarrea
  • Eccema o erupción
  • Tos o sibilancias
  • Pérdida de la conciencia
  • Mareos
  • Erupciones cutáneas
  • Diarrea

Si el niño presenta alguno de estos síntomas, es indispensable la consulta médica inmediata.





Puede Interesarte


Comenta este articulo